Qué es el SEO negativo y por qué no debería preocuparte

3081398203_efa1ffbe54_o

Cuando hablamos de SEO podemos estar abordando varios temas diferentes: cómo conseguir un buen posicionamiento natural, qué no hacer en SEO (lo que se conoce como Black Hat SEO), los cambios fundamentales en los algoritmos de Google… y ahora surge una corriente que se denomina SEO negativo, y que vamos a explicar, aunque en realidad se trata de prácticas bastante marginales y que no nos deberían afectar.

Por decirlo de forma sencilla, el SEO negativo es hacer las cosas mal a propósito para perjudicar a un rival. Es decir, algo similar a practicar técnicas Black Hat sobre el sitio de un rival, con el ánimo de que Google penalice al otro por supuesto uso de técnicas fraudulentas. Si me permitís la analogía, es como meter algo ilegal en el bolsillo de una persona que va a pasar por la aduana: algo de escasa ética, y sobre todo, potencialmente ilegal.

¿Es efectivo el SEO negativo? ¿Alguien lo hace?

 
Empezamos respondiendo a la segunda pregunta: sí, muchos lo intentan. Pero, y este es el gran matiz, muy pocos lo hacen bien, y menos aún consiguen resultados positivos, entendiéndose por positivos el conseguir hundir la web rival mediante estas técnicas. El SEO negativo se puede poner en práctica de muchas maneras, desde las más explícitas (y eficaces, pero más difíciles), hasta las más indirectas (poco eficaces, pero mucho más sencillas de poner en práctica).

El SEO negativo interesa, pero no tanto como cabría esperar. Si hacemos una búsqueda rápida en Google Trends comprobaremos que el interés se mantiene discretamente a medio camino entre el máximo y el mínimo interés (salvo allá por 2012, y descontando los resultados de enero, que no figuran y por eso sale cero al final de la gráfica).

seo negativo

En 2012, Matt Cutts publicó un vídeo en el que explicaba las pocas, por no decir nulas posibilidades de que alguien pudiese hacer SEO negativo en la mayorías de los sitios web. El resumen es que muchos hablan de ello, pocos lo ponen en práctica, y muchos menos consiguen algo positivo con este tipo de prácticas. Y además, lo más probable es que un intento por hacer múltiples enlaces de dudosa calidad hacia un sitio pueda resultar en una ayuda real a dicho sitio.

Por si las moscas, y teniendo en cuenta que el SEO negativo tiene más de mito que de algo que nos deba preocupar (y menos aún si somos un negocio pequeño, o mediano, y no grandes gigantes de nichos dudosa moral), existe una página de Google dedicada a solucionar cualquier caso de enlazado indeseado. Es una herramienta que nos permitirá decir a Google que no considere los enlaces que les enviamos adjuntos, a la hora de calcular rankings. Es, como podemos imaginar, una herramienta de último recurso, y que debe utilizarse con buen ojo, mejor criterio, y jamás a la ligera.

En definitiva, el SEO negativo existe, pero es altamente improbable que el 98% de los negocios se tengan que preocupar porque un competidor dedique tiempo y recursos a tratar de perjudicar nuestro ranking con algo tan elaborado. Si esto sucediese, utilizando la Disavowing Tool de Google, podríamos solucionarlo de manera muy sencilla.

Foto | Sammy Zimmermanns

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

La seguridad y la salud de todos es nuestra prioridad. Te pedimos leer atentamente la información de este link sobre prevención del COVID-19 antes de acceder a nuestras oficinas para cualquier visita, reunión o evento.