Pros y contras para un comité de revisión de blogs

Comité es una palabra que a muchos nos pone la piel de gallina. Ya sea literalmente esa palabra, comité, o bien cualquier sinónimo que signifique revisar la publicación antes de que salga online, lo cierto es que nos lleva al mismo pensamiento: para qué, y qué demonios quieren que reenfoque.

Hay una frase que me hace muchísima gracia pero que viene a resumir perfectamente el daño que puede hacer un comité a la creatividad y a la frescura que esperamos de ciertas actividades. Es algo así como «el pobre camello es un caballo diseñado por un comité«. Y para ser más sinceros, no dudo de las intenciones bondadosas de cualquier comité, reunión de sabios o simplemente, de salvaguardas de una marca o empresa, pero lo que suele hacer un comité es cortar alas, y lleva a incumplir plazos. Empresas del mundo, no os enfadéis conmigo.

En el enlace de referencia en este artículo (al final) tenéis un punto de vista similar y más información sobre los pros y contras de tener un grupo de gente revisando blogs, artículos, formas… Ahora creo que conviene que discutamos un poco por qué puede verse necesario un comité, por qué no funciona realmente y cómo se puede evitar su uso.

Las empresas tienen miedo al blog

Todavía (algunas de) las empresas no entienden el mecanismo del mundo online, y le tienen miedo al blog y a la opinión. Dentro de su lenguaje propio del marketing nos venden sus productos, que se denominan exactamente «X, Y, Z» y se les aplican calificativos como «A, B, C» que nos sugieren «H, I, J». En un mundo ideal todos asociaríamos X con B y nos sugeriría J.

Con un blog podemos alcanzar un público amplio y diverso si seguimos sus reglas simples: lenguaje coloquial, ausencia de marketing evidente, agilidad en el texto y cercanía. Si plantamos un comité en el medio, éste se horrorizará del lenguaje coloquial porque «al pan, pan, y al vino, vino»; explicará las cosas con un lenguaje más aséptico, se harán más largos los textos, nos alejaremos del lector y además perderemos esa frescura.

Y eso lleva a que la acción (contratar un blog corporativo, o de producto, una acción en social media) dará malos resultados y por tanto, la experiencia será mala para la empresa. Y matarán al mensajero sin darse cuenta de que el problema estaba en el mensaje.

Evitar el comité es fácil si no tienes nada que ocultar

No espero sonar como un acusador. Simplemente quiero decir que la transparencia es la fuerza y la baza de una compañía que quiere comunicarse en Internet. Si tu producto tiene o tuvo un fallo grave, no trates de hacer como si nunca hubiese sucedido. Todo lo que se oculta se busca con más fuerza, para destaparlo. Para no tener que recurrir a un comité, da a tus bloggers información, confianza, libertad. Te sorprenderá la nueva cara de tu presencia online.

Al revés, si se para una producción de posts, o de acciones online, para revisarla al milímetro según el rígido libro de estilo para la web, se perderán las ventajas del social media igual que a un vaso de zumo de naranja recién exprimido «se le van las vitaminas».

Vía | Spinsucks
Foto | jez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

La seguridad y la salud de todos es nuestra prioridad. Te pedimos leer atentamente la información de este link sobre prevención del COVID-19 antes de acceder a nuestras oficinas para cualquier visita, reunión o evento.