Modelos de suscripción en medios de comunicación y en… ¿redes sociales?

Tras muchísimo tiempo coqueteando con el tema, algunos pasos hacia delante y no menos hacia atrás, parece que en España el modelo de suscripción para acceder a parte de, o a toda, la información de los medios de comunicación ha cogido carrerilla y se va imponiendo. Lo pueden comprobar los lectores de los diversos medios regionales del Grupo Vocento, desde hace unos meses los de El País, y más recientemente los visitantes del medio nativo digital El Confidencial.

Otros medios como El Diario llevan desde que nacieron con lo que podríamos denominar un modelo freemium, es decir, la totalidad del contenido es gratuito pero los suscriptores que abonan una determinada cantidad tienen derecho a algunos servicios adicionales, como acceder antes a algunas noticias o poder comentarlas. En Xataka, bastante recientemente, han elaborado una interesante comparativa con las diversas opciones que nos encontramos al toparnos con los “muros de pago” de la prensa digital española.

En el caso de la prensa, como decíamos, el coqueteo ha sido continuo, y los medios vienen, excepto los nativos en Internet, claro está, del modelo de venta de ejemplares en papel. La pregunta realmente interesante es si las redes sociales, negocios todos ellos nativos de Internet, nacidos en pleno maremágnum de la cultura de lo gratis (aunque estés vendiendo tu alma en forma de datos personales al diablo), podrían hacer un movimiento de este tipo.

Si hablamos de Twitter el movimiento podría venir de la mano de la desesperación. Hablamos de una empresa a la que siempre le he costado rentabilizar su producto. A diferencia de Facebook, que pese a ser el centro de varios escándalos y haber sufrido boicots de anunciantes no abandona la senda de los beneficios. La red social del pajarito, en cambio, entró en números verdes por primera vez en 2019, pero este año el aumento de costes le ha devuelto a las perdidas. Los problemas se multiplican ya que es altamente improbable que Twitter siga creciendo en número de usuarios activos, a pesar de que durante la presente crisis de la COVID-19 lo haya hecho y parece haber encontrado nuevos nichos de usuarios en la India y el sudeste asiático. Pero este crecimiento podría ser coyuntural en una época en la que los internautas demandan mucha información y Twitter ha trabajado duro para ofrecerla.

No es la primera vez que escuchamos hablar de un “Twitter de pago”, y en esta ocasión los rumores resuenan con más fuerza, aunque su base en principio fue simplemente una oferta de empleo a través de la cual se reclutaban ingenieros para trabajar en una plataforma de pago que recibiría el nombre de Griphon.

Finalmente el propio CEO de Twitter, Jack Dorsey ha confirmado que donde hay humo hay fuego: que sí, que están trabajando en nuevas formas de obtención de beneficios, adicionalmente a la publicidad, y que están empezando a explorar las posibilidades que pueden ofrecer los modelos de suscripción. En este artículo de Engadget especulan con que podría tratarse de una versión de la red social sin anuncios. También podría tratarse de servicios adicionales para marcas y empresas; es difícil de saberlo con la escueta información proporcionada.

Al hilo de todo esto surgen más cuestiones: ¿estaría el usuario medio de Twitter dispuesto a pagar por una versión premium de la herramienta? ¿Se podría hacer esta decisión extensiva a otras redes sociales como Facebook o TikTok? Lo más probable es que cuando Twitter empiece a dar pasos al respecto lo haga en primera instancia en países anglosajones e incluso en nichos de usuarios concretos. Desde aquí estaremos tomando notas.