Llega la hora de volver a los orígenes: ¡gánate ese enlace!

Hay una diferencia muy grande entre ganarte un enlace (entrante, se entiende) y conseguir un enlace. Lo primero es lo que se llama link earning, mientras que lo segundo es el link building. Ambas son dos maneras de conseguir que el algoritmo de Google mira a los ojos a nuestra web y le declare su amor… ¿o no? Partamos de una base: nunca me ha gustado el SEO de «guerrillas», siempre entendí el SEO como recomendaciones para comprender por qué nuestros contenidos están bien posicionados, que como una herramienta sencilla de conseguir el «número 1».

Es más, muy a menudo desconfié de las ofertas de posicionamiento garantizado, de los cursos de dos horas que te convierten en un «experto SEO» y demás, y sin embargo siempre me pregunté por qué mis argumentos en pro de estudiar bien qué contenidos queremos hacer, cómo, con qué objetivos y para qué público no son populares. Ni venden decenas de miles de euros al año. Se trata simplemente de que el SEO es una herramienta que a muchos les parece fácil, rápida, «dinero fácil». Ahora, gracias a Google, estamos a punto de pasar la edad del pavo para introducirnos de lleno en la madurez: si quieres un enlace, haz lo posible por merecerlo.

Simplemente, me parece que esto llega con unos años de retraso. Suele ocurrir, y disculpad la aparente dureza de mis palabras, que todos somos idealistas con los temas que no nos tocan el negocio. Es decir, idealmente, cuando empezamos, podemos querer generar grandes contenidos, cambiar el mundo, trabajar al máximo cada línea que escribimos, segregar entre canales… pero cuando observamos cómo la competencia plaga de enlaces comprados la red, cómo está en todos los directorios, cómo bombardea con spam vía email… sabemos que «algo» van a ganar. Visibilidad, o lo que sea. Nosotros queremos reaccionar, y simplemente acabamos haciendo aquéllo que criticamos al principio.

Los enlaces han de ganarse. La tendencia inicial de «conseguir» enlaces es lo que nos ha llevado a una red sobresaturada de enlaces de dudosa utilidad, y me atrevería a decir que es una de las razones por las que se hace necesaria la content curation. Estamos sepultados por un exceso tal de información redundante y replicada hasta la extenuación, que tenía que salir por algún lado la iniciativa de seleccionar los contenidos. Y aunque ahora la solución la trae Google, es la propia empresa la que ha generado el problema. Cuando Google destrozó a la competencia con su algoritmo, muy popular y que hacía el trabajo de forma muy sencilla, también se «cargó» a los directorios web con más interacción del ser humano.

La selección de información murió muy joven, y solo ahora, cuando la sobreexposición a la información (redundante, de dudosa calidad y mil calificativos más) nos agobia, es cuando la content curation toma su importancia. Y ahora, justamente, es cuando Google se resiste a perder la partida, y vuelve a premiar la selección natural. O bien, la ignorada cualidad que todos tenemos de ganarnos los beneficios a base de talento, trabajo, esfuerzo sincero. Puede que esto quede algo filosófico, metafísico, pero ganarse un enlace debería haber sido siempre la mejor forma de ganarse el respeto, de subir al número 1 de los resultados en los buscadores.

Son demasiados años de spam, de venta de enlaces, de intercambios más interesados en el enlace que en el contenido del site… Que sí, habrá muchos sitios que lo hayan hecho bien, y multitud de SEO honesto ahí fuera, pero la motivación sincera de hacer un gran contenido para aportar un valor añadido brilla por su ausencia, al menos en la gran mayoría de sitios.

Vía | Seomoz
Foto | dok1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

La seguridad y la salud de todos es nuestra prioridad. Te pedimos leer atentamente la información de este link sobre prevención del COVID-19 antes de acceder a nuestras oficinas para cualquier visita, reunión o evento.