Las virtudes periodísticas de Jeff Bezos

Jeff Bezos y el Post

La única certeza sobre la compra de The Washington Post la semana pasada por el millonario fundador y dueño de Amazon, Jeff Bezos, es que nadie está seguro sobre qué busca obtener el millonario con este movimiento. Los 250 millones de dólares (188 millones de euros) que Bezos ha pagado de su propio bolsillo le han convertido en dueño de una de las viejas glorias del periodismo de EE.UU., hoy ya en franco retroceso por haber vivido de las rentas durante las últimas décadas y no haber sabido adaptarse al desafío digital.

Sin embargo, según los perfiles que varios comentaristas elaboran sobre el carácter del multimillonario (que tiene una fortuna estimada en más de 28.000 millones de dólares), Bezos parece poseer tres virtudes que pueden asegurar que entienda la esencia del negocio de la prensa y, así, unir su más que probado conocimiento de cómo hacer negocios en la Red al talento de una de las redacciones con más solera de EE.UU. para, tal vez, dar con la fórmula que permita la resurrección de la prensa en la era digital.

En primer lugar, Bezos considera que el origen del valor de cualquier actividad comercial está en los intereses de los futuros clientes. En el caso del diario, de los lectores. Puede parecer evidente, pero un propietario que crea en la función de servicio público del diario será capaz de permitir e invertir en que haga su trabajo y mantenga su reputación sin obstaculizarlo con injerencias de intereses privados o terminar prostituyéndolo.

El nuevo propietario es descrito por sus biógrafos como un hombre extremadamente paciente. Nuevamente, esta es una gran virtud en el negocio de los medios: obtener información de calidad cuesta tiempo y trabajo y los lectores exigen algo más que newsjacking constante. A un diario, le exigen noticias.

Pero la virtud que realmente puede resultar revolucionaria es su probada capacidad para experimentar y sacar adelante nuevos modelos de negocio. En un mundo en que la abrumadora mayoría de los medios ha sido incapaz de creer en el valor de su actividad y ha optado por competir con la industria del entretenimiento, la creatividad, la paciencia y el cuidado por los lectores de Bezos resultan esperanzadores para una industria a punto de echar el cierre.

Naturalmente, esto no quiere decir que Amazon no vaya a jugar parte del experimento ni vaya a beneficiarse de él. Aún es pronto para decir nada más.

Vía | The Daily Herald
En Enrique Dans | Periodismo: la hora del innovador
En Error 500 | Jeff Bezos y Washington Post, unos apuntes iniciales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

La seguridad y la salud de todos es nuestra prioridad. Te pedimos leer atentamente la información de este link sobre prevención del COVID-19 antes de acceder a nuestras oficinas para cualquier visita, reunión o evento.