Influencia en medios sociales

Gran tema: la influencia en medios sociales. Sin duda, un tema espeso y complejo donde los haya, con multitud de interpretaciones y pretensiones, por algunas partes, por mantener una especie de oscurantismo o un aura de misterio sobre cómo conseguir influencia en los medios online.

La influencia, según el DRAE, es la acción y efecto de influir, que no es otra cosa que, dicho de una persona, es ejercer predominio, o fuerza moral. En otras palabras, provocar algún cambio o reacción, moral o mental (si podemos utilizar esa palabra). Nosotros como personas influimos en nuestro entorno social y nuestro entorno influye en nosotros. ¿Y en el mundo online? Igual, pero, ¿cuál es el entorno?

En nuestra vida en el «mundo real» influimos sobre las personas con quien tenemos contacto directo, y a su vez, esas personas influyen en nosotros. Esa influencia sobre nosotros podemos experimentarla de forma inconsciente, o bien de forma consciente porque admiremos ciertas cualidades del influenciador.

En el mundo online es lo mismo, pero como siempre, cambia el medio y el mecanismo de relación. Esa es la gran diferencia entre Internet y la vida «real«. Mecanismos diferentes, pero también difusión diferente. En el caso de la vida real (por llamarle de alguna manera aunque, cada vez más, este término pierde exclusividad), nuestra «difusión de contenidos» es más lineal que otra cosa, de uno a otro de nuestros conocidos, a menos que seamos un personaje público o, precisamente, una personalidad influyente.

¡Claro! Es lo mismo en redes sociales, pero la forma de difusión funciona de forma más eficiente en cuanto al reach o alcance de nuestro contenido. Lo que hacemos al compartir contenidos es que la gente a la que influenciamos lo comparte a su vez, y ellos influyen en otras personas, que quizás difundan esos contenidos.

Es decir, en una red o en un medio social, la transmisión de los contenidos gracias a la influencia puede ser verdaderamente masiva, extendiéndose como la pólvora como si fuese a través de las ramas de un árbol. Pero no todo el monte es orégano. Es decir, hay unas reglas importantes para distinguir la influencia de lo que no es en realidad.

De Roberto Carreras me quedo con tres reglas estupendas sobre influencia:

  • La influencia sin contexto es irrelevante.
  • La popularidad no es lo mismo que la influencia.
  • Conectar y conversar no tiene nada que ver con la actividad y la gestión de las distintas herramientas y plataformas de la web social.

Se necesita contexto para identificar la influencia. Es decir, se necesita dar una respuesta a la pregunta «¿Sobre qué tema eres influyente?«. No vale el título de influyente en general, es más, alguien es influyente porque lo es sobre algún tema: tecnología, política, economía, un deporte en concreto, ciencia…

Además no es lo mismo ser popular que ser influyente, es decir, un mensaje que se ha propagado de forma viral no es un mensaje influyente, sino un mensaje popular. A la inversa si que se cumple, alguien influyente es (o suele ser) a la vez popular. Dejaremos esto aquí, en este punto, porque nos da pie a continuar nuestro viaje por la influencia en medios sociales hablando de una herramienta que es capaz de medirla: Klout.

En Tinkle | La socialización de las búsquedas y cómo influirá en el SEO
Foto | aafromaa (Artista: Bruce Dupree)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

La seguridad y la salud de todos es nuestra prioridad. Te pedimos leer atentamente la información de este link sobre prevención del COVID-19 antes de acceder a nuestras oficinas para cualquier visita, reunión o evento.