Hacer del marketing de contenidos un hábito para poder ofrecer contenidos de calidad

Interesante pregunta la que se plantea Michelle Linn en su artículo del Content Marketing Institute: ¿cómo hacer del content marketing un hábito?. Una de las formas más eficaces de conseguir nuestros objetivos es conseguir crear un hábito. Ya sea en la dieta, en el deporte, en cualquier faceta de nuestra vida, el hábito lleva a la constancia, la constancia lleva a poder dedicar más tiempo a la calidad, y la calidad nos lleva a mejores resultados, siempre.

En el marketing de contenidos podemos tener claro una serie de principios, pero también que el hábito lleva al éxito. Y además gracias a ello podremos plantearnos inclinar la balanza calidad – cantidad del lado correcto: la calidad. Tenemos por tanto dos frentes: conseguir educar un hábito y fijarnos como objetivo ofrecer más calidad que cantidad de contenidos. Frente a la corriente que prefiere la cantidad como forma de crecer rápidamente en número de seguidores, lectores, usuarios,… está la corriente contraria, que prefiere un conjunto más reducido de contactos, pero que aporten mayor riqueza a la relación.

Vamos paso a paso, ¿cómo conseguimos establecer un hábito para el marketing de contenidos? Como para todo, con esfuerzo y determinación. De nada sirve comenzar con mucho empuje, por la novedad, y terminar relegando la tarea a las profundidades insondables de nuestras agendas. La mejor aproximación es ir poco a poco, día a día, dedicando un rato a la tarea. Poco a poco veremos cómo podemos ir añadiendo complejidad, tareas y alcance, planificando mejor y resolviendo con soltura.

  • Comienza forzando pequeños lapsos de tiempo para enfocarte completamente en la tarea. La técnica Pomodoro puede ayudarte porque implica estar 25 minutos dedicado a la tarea sin permitirnos ninguna distracción
  • Las ideas te atacarán en cualquier lugar: asegúrate de que puedes anotarlas para posterior desarrollo
  • La parte más difícil es deshacerte de los malos hábitos. No chequear el email cada cinco minutos, no estar enganchado a las redes sociales cada dos por tres, organizar bien la bandeja de entrada con filtros por prioridad, no levantarse de la silla cada dos por tres,… Es la peor parte, pero es primordial conseguir disciplina aquí.
  • Relaciónate con gente con los mismos objetivos. Deja que te inspiren, que te motiven. No trates de ganar tu solo la guerra.
  • Fíjate el objetivo a largo plazo, no a corto. Es una carrera de fondo, no los 100 metros lisos.

La clave del Social Media está en la calidad y no en la cantidad

Una vez creado el hábito del trabajo, de mantener el foco, de ir sacando tareas adelante, tenemos que enfocarnos en el producto en sí: qué ofrecemos a los demás. En los primeros tiempos del Social Media se practicaba la técnica de la cantidad, la cantidad, la cantidad: más contenidos que nadie, antes que nadie. Lamentablemente aún vemos esto en la actualidad, generación de contenidos en modo «churrera», sin reflexión, sin fondo, sin alternativa, nada más que la información simple, replicada en decenas de medios y sin valor añadido. Este no es el camino, el camino es el del valor añadido, como hemos comentado en múltiples ocasiones.

Chris Street nos comenta su visión sobre la calidad vs cantidad en cuestión de contenidos. Vale la pena leer su artículo, nosotros vamos a resumir las claves que proporciona en 4 puntos esenciales:

  • Es un error considerar que estás vendiendo algo directamente, y no estableciendo relaciones. Las relaciones lo son todo en Social Media.
  • La calidad se ve atraída por la calidad. Tus contactos tienen, a su vez, contactos que te pueden beneficiar. «Sedúcelos» con contenidos de calidad. El contenido de calidad siempre es susceptible de ser compartido, comentado, aceptado.
  • Es mejor tener una red pequeña, pero con relaciones consolidadas y profundas, que acceder a una gran cantidad de contactos «ligeros» y poco fructíferos.
  • Para transmitir calidad necesitas invertir: tiempo, investigación, búsqueda y filtro. Para dar a tu audiencia lo mejor debes trabajar día a día, de ahí que el hábito sea fundamental.

Como ves, el camino es largo, pero no es imposible. Basta tener la determinación para cimentar día a día los hábitos necesarios que nos permitan elaborar contenidos de calidad, contenidos que serán perfectos para compartir, valorar, comentar y difundir por nuestros contactos en los medios sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

La seguridad y la salud de todos es nuestra prioridad. Te pedimos leer atentamente la información de este link sobre prevención del COVID-19 antes de acceder a nuestras oficinas para cualquier visita, reunión o evento.