Facebook, ¿contenido o historias para llegar a tus clientes?

El storytelling es el éxito del cuentacuentos

En Facebook se generan semanalmente miles de millones de historias entre todos los usuarios activos de la plataforma. Entre todas esas actualizaciones de estado, asuntos de importancia personal o simplemente pasatiempos, una empresa que quiera hacer llegar su mensaje a través de la red social se enfrenta a un dilema importante: ¿qué ofrecer? Crear contenido no es tarea fácil, lleva su tiempo y necesita de una dosis extra de planificación y diseño, porque lo que queremos es que nuestros usuarios realicen acciones con nuestro producto o servicio.

Para conseguir eso necesitamos que el usuario se implique, que algo se mueva dentro de él que lo motive a comentar, a compartir, a ser fiel seguidor de la marca en Facebook. Necesitamos crear historias que consigan movilizar a nuestra audiencia, más que contenidos. Las historias suponen una continuidad, un principio, desarrollo y fin, que idealmente será la acción deseada (más algunas cuantas acciones secundarias durante el desarrollo de la misma). Las historias no son simple contenido, son triggers para acciones de usuario.

Las historias son procesos, y además sugieren al usuario, a la persona que la lee, que puede participar. Algunas empresas ya crean una historia en torno a su comunidad y su actividad. Recordemos los casos de A Google a day o la técnica de Etsy para hacer sentir especiales a sus clientes.

Las historias deben ser planificadas. Necesitan un hilo conductor, contacto con la parte emocional del usuario, y desde luego, deben cumplir alguna de estas premisas que resumía Phil Johnson de Forbes:

  1. Si tu historia no revela algo personal y desconocido acerca de la persona de la empresa, será aburrida.
  2. Si tu historia no toca alguna emoción específica (temor, deseo, rabia o felicidad) no conseguirá motivar a la gente, no se moverán.
  3. Si tu historia no lleva a la gente a través de un inicio, desarrollo y desenlace, entonces no es una historia.

Añadiría que, además, la historia debe ser creíble. ¿Por qué vamos a inventarnos una historia que no es cierta? La mayoría de las compañías tienen la capacidad de evocar en sus clientes (potenciales o fieles) algo que los mueva a desear sus productos o sus servicios. Puede ser recordando algo de su infancia que los hacía sentir felices, puede ser incitando a esas personas a que hagan a su vez felices a sus hijos,…

Si queréis un ejemplo de historia emocional que ha tenido un éxito enorme en Facebook, no tenéis más que buscar «Yo fui a EGB«. Probablemente ya lo conozcáis y no os estoy descubriendo nada: esa es la clave de contar historias, ¡se propagan como la pólvora!

Vía | John Bell
Foto | malojavio

0 comentarios en “Facebook, ¿contenido o historias para llegar a tus clientes?”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

La seguridad y la salud de todos es nuestra prioridad. Te pedimos leer atentamente la información de este link sobre prevención del COVID-19 antes de acceder a nuestras oficinas para cualquier visita, reunión o evento.