El sentido de los círculos y de los grupos en redes sociales

Nosotros, como seres humanos, tenemos tendencia a fragmentar la realidad para aproximarnos a ella. Es algo muy natural y dividimos nuestro día a día en parcelas limitadas y bien definidas que comprendemos, que gestionamos sin problemas o bien que son más que suficientes para nosotros en determinado momento. Divide y vencerás es una de las frases hechas más repetidas de la historia, y aplica a ingentes parcelas de nuestra realidad.

Cuando consumimos información podemos encontrarnos con el problema contrario, es decir, con una sobre exposición a cientos de informaciones diferentes que nos abruman en el sentido de que pueden estar desorganizadas. Podemos sentir que nos estamos saturando de información porque la recibimos a más ritmo del que la podemos asimilar. Y por eso soy un defensor de los círculos, grupos o, más en general, la fragmentación activa de la información y las actividades en medios sociales.

¿Redes sociales estrechas, o generalistas con posible fragmentación?

Seguro que hay más opciones, pero ahora mismo se me ocurre que las dos que acabo de exponer como pregunta son suficientes para hablar de los dos conceptos. Las primeras son bien conocidas: Flickr, por ejemplo, es un sitio con componentes sociales para subir, compartir y descubrir fotografías. Una idea simple pero muy potente porque nos permite mantener esa actividad bien fragmentada en el sitio adecuado.

Google Plus es la «red social» de Google en la que podemos definir explícitamente círculos entre nuestros contactos donde compartimentemos perfectamente las actividades según las queramos diferenciar: contenidos amenos, de ocio o más distendidos para nuestros amigos; compartir vivencias, fotos o temas más privados para la familia; agrupar contactos del mundo tecnológico o geek; si nos gusta los videojuegos podemos hacer círculos donde se trate exclusivamente ese tema.

Es rara la red social que no permite en cierta medida compartimentar la información que recibimos. Ese no es el problema, sino más bien lo creamos nosotros mismos. Es fácil que una persona tenga un perfil en Twitter, una cuenta de Facebook y también que lea sus feeds a través de Google Reader. Y es fácil que haya contenidos que los tenga por triplicado en su «newsfeed» personal, en la lista de cosas que leer en su rutina de repasar cada uno de esos sitios.

Más allá de que las redes o sitios sociales tengan la capacidad de compartimentar y fragmentar los flujos está nuestra propia capacidad de fragmentar efectivamente la información, aunque muchas veces debe entrar en juego nuestra propia voluntad para ello. Se trata de discriminar perfiles y acomodar a cada uno en el sitio más indicado. Una aproximación más caótica lo que va a hacer es llevarnos a experimentar fatiga del social media, y la verdad sería una pena desperdiciar el potencial de herramientas tan útiles, ¿verdad?

Foto | Daquella manera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

La seguridad y la salud de todos es nuestra prioridad. Te pedimos leer atentamente la información de este link sobre prevención del COVID-19 antes de acceder a nuestras oficinas para cualquier visita, reunión o evento.