El precio de un enlace (o por qué no funciona bien el link building)

Enlaces link building

En los albores de la Web, cuando aún casi nadie tenía una página, y cuando no existían los blogs, el enlace servía para hacer una referencia a otro documento. En aquel entonces se llamaba hyperlink (hipervínculo o hiperenlace en español), pero pronto perdió el prefijo «hyper». Simplemente, y sin mayores implicaciones, los enlaces completaban el contenido de una web con sugerencias de contenidos que podían ser, o no, parte de la web. Esto lo contaba Tim Berners-Lee con muy buen criterio en el año 1997 (si te encanta la historia de la web, pincha en el anterior link porque vas a disfrutar), lo que viene siendo la prehistoria, casi, de la Internet actual.

Cuando Google fue diseñado tomó los enlaces como un indicador de la importancia de la propia página web. Se tomaban en cuenta los enlaces desde la página, pero sobre todo los enlaces hacia la página. El germen de esta idea venía del mundo de la publicación científica:

Para los profesores -en particular los de las ciencias duras como las matemáticas y la química- nada es tan importante como tener publicaciones. Excepto, tal vez, ser citados.


Así que lo que realmente terminó teniendo valor fue el backlink, o la cita. Esa cita que hoy en día, en España, se cobra al peso y gracias a un Gobierno con nula visión de futuro. Volviendo al tema, a partir de ese momento el enlace se convirtió en moneda de cambio, con el tiempo, hasta llegar al día de hoy, donde el precio de un enlace es, a veces, desorbitado.

¿Por qué nadie me enlaza de forma natural?

 

Los deseos de los fundadores de Google, en el primer momento, eran que los enlaces sirviesen como un indicador natural del valor de la página referenciada. Es decir, si una página con autoridad (ellos lo entendían en el sentido académico) enlazaba a otra página web, estaba dando valor a su contenido. Sencillamente, si una entidad reconocida hacía referencia a otra entidad cualquiera, aportaba reconocimiento de forma natural.

Esto pronto se corrompió por parte de decenas de miles de páginas y webmasters, que empezaron a ejecutar misiones de enlazado masivo a discreción. Google tuvo que tomar cartas en el asunto variando su idea original para, resumiendo muchísimo, llegar al día de hoy, en el que se refuerza totalmente la idea de un enlazado natural en las últimas versiones del algoritmo.

El problema es que hoy nadie enlaza de forma natural.

El link building se erigió como una técnica infalible (pero que no siempre funciona) para escalar posiciones en las páginas de resultados de Google, y muchos se empezaron a esforzar por conseguir backlinks con diferentes técnicas, como, por ejemplo, entrando en directorios, creando granjas de enlaces, pidiendo de forma indiscriminada un enlace, haciendo verdadero spam en comentarios, y por supuesto, pagando por incluir un enlace en ciertas páginas webs.

A la hora de la verdad todo eso es conseguir enlaces por un motivo distinto al original, al que un día Google esperó: ganarse un enlace porque alguien piensa que lo que tú cuentas merece ser difundido. Y Google, con el paso del tiempo, ha ido penalizando severamente a todas las páginas que utilizaron las, desde su punto de vista, malas prácticas.

Hoy en día creemos que Google lo es todo. Queremos ser los primeros en su ranking porque eso da acceso a multitud de visitas, y las visitas dan paso a los fieles, y los fieles dan paso a compradores. Estamos sujetos a la tiranía del click, tendemos a amasar cientos de miles de visitantes para que los ratios de conversión nos arrojen unos pocos cientos de compras y que «salgan los números», en lugar de atesorar mil o diez mil clientes fieles, que compren asiduamente y que sean «como de la familia».

Hemos pasado de la tienda de barrio a querer ser la gran superficie comercial, y pronto nos daremos cuenta de que lo que realmente nos interesa es el cliente de barrio. ¿Será muy tarde?

Foto | FutUndBeidl

0 comentarios en “El precio de un enlace (o por qué no funciona bien el link building)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

La seguridad y la salud de todos es nuestra prioridad. Te pedimos leer atentamente la información de este link sobre prevención del COVID-19 antes de acceder a nuestras oficinas para cualquier visita, reunión o evento.