Aumentan las posibilidades de venta situando estratégicamente los botones sociales

El factor psicológico es determinante en cualquier proceso de venta. En el comercio electrónico también es importante, quizá más ya que hemos desechado todo el proceso presencial en una tienda física, por un conjunto de estímulos «online» con el fin de cerrar más ventas. Un estudio de la University of Miami School of Business Administration ha revelado la presunta correlación entre la presencia de botones sociales y la intención de compra (de su realización, en realidad).

El objeto de las observaciones está en comprender si nuestra propia vanidad nos lleva a compartir con nuestros círculos qué hemos comprado, y que a la vez este impulso por compartir sume unos gramos decisivos en el lado de la balanza que nos dice «¡compra!». Es decir, la situación sería como sigue: una persona está casi decidida a comprar determinado producto, e inconscientemente la idea de compartir a posteriori su compra con todos sus amigos o contactos actúa como detonante para, efectivamente, comprar.

¿Dónde colocar los iconos de social media?

La pregunta completa es dónde y junto a qué productos colocar los iconos sociales, y es que dependerá mucho qué estemos comprando para disparar nuestras ganas de compartir, o en el polo opuesto, de ocultar lo que hemos adquirido. Los ejemplos son gráficos: podemos querer compartir con los demás unas estupendas gafas de sol que acabamos de pagar, pero a lo mejor no queremos sacar a la luz esa ropa interior que acabamos de poner en el carrito. Y como esos ejemplos puede haber decenas.

Si hace poco hablamos de ciertas claves en el fracaso del F-Commerce, en esta ocasión vemos el asunto desde otro prisma. ¿Cómo pueden influir las redes sociales, o la posibilidad de compartir las compras con los demás en ese proceso específico de compra? El estudio no cuenta con una muestra significativamente alta, pero puede servir para intuir tendencias o patrones, condicionantes a la hora de hacer una compra online, formas de predisponer a los usuarios a que adquieran un producto o utilicen un servicio.

Antes hablaba de cómo la vanidad de cada uno de nosotros puede ser utilizada «en nuestra contra» a favor de conseguir una venta. No es nada ilícito o falto de ética, es una modernización de las frases estimulantes como «con estos pantalones serás el centro de atención» o «nunca antes te habías visto tan bien como te ves con estas gafas».

Vía | Simplyzesty
Foto | FindYourSelf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

La seguridad y la salud de todos es nuestra prioridad. Te pedimos leer atentamente la información de este link sobre prevención del COVID-19 antes de acceder a nuestras oficinas para cualquier visita, reunión o evento.