YouTube tiende puentes, entre influencers y marcas, con Famebit

En otoño de 2016, Google anunció la compra de una casi desconocida compañía llamada Famebit. El objetivo de esta adquisición era el de tender un puente directo entre marcas interesadas en promocionar sus productos y los creadores de contenido influyente en YouTubes.

Este agosto, Business Insider removió las oscuras aguas del Influencer Marketing: ¿Es una buena noticia para los creadores la generación de estas plataformas? ¿Da orden a este nicho de mercado o se entromete en la promoción de las estrellas, quitando opciones a nuevas promesas?

Servicio a medida para marcas e influencers

Los cambios implementados en la política de monetización de YouTube, allá por 2016, generaron un terremoto de proporciones épicas entre la comunidad, atizando especialmente a los auténticos influencers. Esta decisión despertó muchas discrepancias, hasta el punto extremo de un tiroteo en las propias oficinas de YouTube, perpetrado por una youtuber que se sentía discriminada por la compañía.

Justo en aquellas fechas, Google anunció la compra de Famebit. Aquello pasó casi desapercibido, la compañía adquirida era prácticamente una desconocida. Sin embargo, la propuesta de Famebit ha crecido como la espuma con su implantación en YouTube.

Business Insider asegura que esta operación ya ha situado a Google en un rol atípico, en el que brinda servicios para campañas publicitarias, algo antes siempre destinado a terceros. El negocio de Famebit se basa en poner en contacto a talento de YouTube y anunciantes, obteniendo un 10% de cada uno de los acuerdos realizados.

Tal y como señalan en esta revista norteamericana, en los primeros tres meses de 2018, la mitad de los creadores que utilizaron la plataforma de Famebit doblaron sus ingresos provenientes de YouTube.

Buenas noticias… ¿para todos?

En realidad, Google (a través de Famebit) solo actúa como medio de comunicación entre cada uno de los bandos implicados. Para los youtubers es más fácil conseguir vídeos patrocinados, pero ni Google ni Famebit participan en absoluto en su ejecución.

Una de las grandes ventajas para la venta de propuestas directamente a las marcas es que Google y YouTube pueden ofrecen exactamente las mediciones sobre el impacto que sus vídeos promocionados han llevado a cabo entre la audiencia.

Sin embargo, como destaca Expansión, pese a contar con una audiencia potencial de más de 1.900 millones de usuarios registrados, a los vloggers de la plataforma cada vez les cuesta más monetizar su contenido. La eliminación de intermediarios (agencias o agentes) puede ser beneficiosa para los más populares, a los que el tener a Famebit puede suponer una gran noticia. Un estudio citado por este periódico, revela que el 3% de los canales de YouTube albergaron, ni más ni menos, que el 90% de las visitas. Y eso fue en 2016, frente al 66% que ya copaban diez años antes, en 2006.

En definitiva, la proliferación de Famebit puede ser una gran noticia para los canales más poderosos, los auténticos influencers y las marcas. Pese a todo ello, quizá se resta democratización a una plataforma de vídeo severamente tocada en su reputación sobre igualdad de contenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*