Wired abre una veta y comienza a hacer periodismo en Instagram

Wired

A principios de noviembre, Wired comenzó a interpretar una pirueta difícil de imaginar hace cinco años y comenzaron a hacer periodismo en Instagram. «Left Behind in a High-Speed World» (publicada más tarde en la web con otro titular), es una pieza pionera, la primera historia larga de un gran medio en una red que no hace demasiado era poco más que fotos monas, querencia ‘shopping‘, pasión por el filtro ‘Valencia‘ y bandadas de hashtags.

El artículo cuenta, en 11 posts de Instagram, la historia de un profesor intentando inculcar los beneficios de la comunicación online a los habitantes de las zonas rurales de Mississippi, la región con peor acceso a Internet de los Estados Unidos. Para desarrollar dicha historia combinan las fotografías espectaculares, muy cinematográficas, de la fotógrafa Tabitha Soren, con textos largos y de calidad a cargo del escritor W. Ralph Eubanks.

En Wired han entendido bien la evolución de los hábitos de consumo. Queremos contenido en nuestros teléfonos móviles y no necesariamente lo estamos buscando en la ‘home’ de un gran medio de comunicación. Por otra parte, aplican el sentido común y esa máxima que obliga a adaptar, a crear nuevo contenido, para cada una de las plataformas sociales en las que queramos comunicar. Cada historia en Wired encuentra de forma natural un canal de distribución diferente en función de su naturaleza, explica Joe Brown, editor del medio.


 
Como Wired, otros medios y marcas están exprimiendo
las enormes posibilidades de Instagram para crear contenido valioso. Ahí están los casos de The New York Times, USA Today o The Washington Post o de marcas como Nasty Gal (ropa) construyendo comunidades con inteligencia en Instagram.

Lo interesante de la apuesta es la capacidad de Wired para ampliar los límites del terreno de juego y ofrecer contenido valioso para los lectores usando un enfoque creativo. Más allá del autobombo tan habitual en los perfiles sociales, especialmente en Instagram, de muchos medios de comunicación, han apostado por retorcer el uso de la herramienta para crear un producto nuevo. Uno valioso, que responde a los nuevos hábitos de consumo de información y que se ajusta como un guante a sus señas de identidad. Sin duda, un ejemplo de buenas prácticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*