Snowpiercer, aplicando sentido social a la distribución de películas

snowpiercer

A vueltas con la crisis que aqueja a la industria del cine desde hace años, muchos analistas preguntan si no es hora de que los grandes estudios apuesten por modelos diferentes de distribución para seguir manteniendo entre manos un negocio rentable. A pocos se les escapa que la palabra clave en el discurso es ‘digital’, y algunos como Josh Rottenbergh de Los Angeles Times incluso afirman que ese tren ya ha llegado a la estación de Hollywood. Argumenta sobre ello y sobre la apuesta valiente por la distribución digital de ‘Snowpiercer‘, la gran película de Bong Joo-Ho, en un artículo muy interesante.

Snowpiercer‘ se estrenó en salas el pasado 27 de junio y desde entonces no ha dejado de generar ruido gracias a un interesante efecto ‘boca a boca‘ entre la comunidad cinéfila pese a un lastre evidente: ‘Rompenieves’ llegó a ocho salas en su primer fin de semana; ‘Transformers‘ a unas cinco mil. Para combatir en este escenario, «la cinta» apareció en VOD (vídeo bajo demanda) tan solo dos semanas después de ser estrenada en cines. Mucho antes de lo que suele suceder con un estreno normal en una estrategia esencialmente audaz de su distribuidora.

No han hecho otra cosa que aplicar sentido social a su estrategia. ¿Por qué resignarse a esperar por una película de la que todo el mundo habla maravillas en las redes sociales, en los foros o en los blogs especializados? Saquémosla en VOD, aprovechemos las ventajas de lo digital y obtengamos fruto del hype mientras todavía exista. Respuesta interesante, falta por ver si rentable, en un escenario en el que las necesidades de los espectadores han cambiado y donde los modelos de distribución deberían evolucionar acorde a ese cambio.

Mientras otras grandes producciones tardarán meses en llegar a las casas de los consumidores, perdiendo todo ese ruido que el marketing alrededor de ellas ha creado, la obra de Bong Joo-Ho, ya está disponible tanto en cines como en vídeo. Lógicamente, la jugada plantea dudas lógicas en los exhibidores: saber cuanta cuota de mercado le quita a los cines una película que está disponible al mismo tiempo en formato digital. Según los distribuidores, la cinta funcionará bien en ambos canales. Hablan de efectos complementarios y posiblemente tengan razón.

Otra duda que se cierne sobre el modelo, la plantean los cinéfilos. Evidentemente nunca será lo mismo ver una película en un teatro que en un ordenador o una tablet. Muchos argumentan que ese tipo de nueva exhibición devalua el cine como arte y la calidad general de las películas. Del otro lado, muchos creadores ven la distribución digital como el único modelo al que realmente pueden aspirar para que su cine llegue al mayor número de personas posible. Seguramente, el futuro pasa por una distribución digital eficiente que genere los ingresos suficientes para que la industria sea capaz de seguir generando buenos contenidos.

Lo que es indiscutible, en todo caso, es la cintura de los distribuidores de ‘Snowpiercer’, su capacidad para entender las reglas de un escenario que ya está cambiando y conseguir articular una estrategia coherente que de respuesta a nuevas necesidades. Detectar donde está la conversación y que la verdadera llave del éxito la tienen sus propios clientes. Todo ello aplicando lo han hecho, entendiendo Internet y teniendo sentido social.

0 comentarios en “Snowpiercer, aplicando sentido social a la distribución de películas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*