Leer mejor, no es leer a través de la red

¿Preferimos leer los tweets de nuestro timeline o los estados de Facebook a un buen libro? ¿Es que hemos perdido nuestro apetito por los libros?

Cierto es que la tecnología nos hace la vida más fácil, y ahora leer es mucho más sencillo gracias a todos los dispositivos que tenemos a nuestro alcance. Los gadgets tecnológicos combinados con las redes sociales, se imponen cada día más en nuestra cultura. El hecho de que las nuevas aplicaciones y redes para compartir contenidos se hayan hecho fácilmente transportables gracias a la revolución tecnológica, y la rápida adquisición por parte de los usuarios de pequeños dispositivos móviles, está cambiando el modo de consumir información o cultura en uno de los momentos en los que las personas suelen leer: mientras viajan en el transporte público. Consolas, móviles, smartphones, dispositivos mp3, y otros gadgets tecnológicos, incluído el reader o libro electrónico, son cada día más nuestros compañeros de viaje durante los trayectos de metro o autobús.

Muchos han perdido la pasión por la lectura ante otras formas de entretenimiento, pero también los lectores más ávidos, cada día se encuentran con mayor información y cultura por devorar gracias a la red.

James Curcio dice que las personas hemos optado por formas de entretenimiento que requieren menos esfuerzo, como la televisión. Así el «entretenimiento pasivo» se ha convertido en el principal producto cultural de consumo en los últimos años (quizás deberíamos decir décadas).

Por su parte, Thomas Baekdal, señala que no se tiene en cuenta la cantidad de texto que leen las personas fuera de losmedios tradicionales” pues es difícilmente medible o nadie se ha puesto a intentar medirlo:

“Con leer mis tweets a lo largo de un año habrás leído en cantidad algo similar a un libro como Harry Potter y la piedra filosofal”

Ahondando en el tema de la lectura a través de Internet, nos podemos preguntar si, por ejemplo, las lecturas que obtenemos a través de un enlace compartido por nuestros contactos en redes sociales tienen la misma calidad que un buen libro sobre el mismo tema.

Respecto a esto último, Nicholas Carr, finalista en el último premio Pulitzer por su ensayo ‘Superficiales. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes?‘ deja entreveer que la lectura en Internet distrae a nuestro cerebro, por la cantidad de aliños que las webs o blogs tienen en su contenido. Banners, publicidad, widgets, colores llamativos y un exceso de contenidos hipervinculados, nos obliga a leer entre líneas porque también estamos expuestos a distracciones de esta vida digital nuestra, en la que el móvil o el correo electrónico nos apartan de la lectura meditada y concentrada.

Entonces, ¿leemos mejor o peor que hace unos años?. Los expertos dicen que peor. Es obvio que nuestra memoria al leer en digital debe adaptarse. Ya no recordamos en qué página estaba un pasaje si por ejemplo hacemos uso de un e-reader o una tableta, según investigadores del CSIC. Por tanto leemos más, pero leemos entre líneas, y sin llegar a concentramos ante un texto, siéndonos más difícil recordar lo que hemos leído, a pesar de que podamos subrayar digitalmente. De hecho, se activan zonas del cerebro al leer a través de Internet, distintas que cuando leemos un libro en la tranquilidad y sosiego de nuestra casa.

Es obvio que el hecho de compartir los contenidos que leemos a través de las redes sociales hace que el contenido llegue a más púbico, pero este no llega íntegro. Muy pocos de nuestros contactos se leerán completo un artículo que hayamos compartido a través de Twitter o Facebook, y si lo intentan, probablemente una llamada o un correo electrónico, o el banner publicitario de la web donde está alojado el artículo, les distraerá.

Haga la prueba como si usted fuese el profesor o profesora de Lengua o Historia. Pídale a su contacto un comentario de texto extendido y comprobará que la atención ante la lectura a través de la red está en declive. Dependiendo del nivel de su contacto o de su interlocutor podría recibir tan solo un ReTweet del artículo en cuestión sin haberlo leído siquiera. Y es que tanta lectura a través de la red nos termina despistando.

Fotos | BlogVecindad.com y Belser.com.ar

Un comentario en “Leer mejor, no es leer a través de la red

  • Leo Gómez comentó:

    Realmente estoy de acuerdo, personalmente he sentido que a mi corta edad he ido deteriorando mi capacidad de concentración.

    Me pareció muy curioso porque antes de empezar a leer el artículo demoré por lo menos tres minutos luego de abrirlo ya que varias ventanas a la vez me distrajeron y me redirigieron a otros sitios que de alguna forma también son de mi interés.

    Otra evidencia de mi experiencia reciente fue al momento de escribir el comentario, la intruducción que se presenta antes de diligenciar los campos del comentario tiene alrededor de 13 renglones, inconscientemente me pareció mucho para leer, de hecho mi voluntad solo pudo hasta la línea 10.

    En conclusión, para digerir información nos hemos vuelvo muy multimediales, no nos gusta leer, sólo nos gusta obsvervar y leer pequeñas reseñas, entre más pequeñas mejor. Ejemplo de lo anterior son las famosas páginas de http://www.cuantarazon.com y muchas más, las cuales están usando este tipo de imágenes http://bit.ly/AihFbe para transmitir ideas, chistes, comentarios y demás. Es muy poco común ver un usuario de Internet buscando una página para leer chistes, se interesan más por los vídeos y este tipo de imágenes que presenté.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*