La curiosa simbiosis entre el copywriting y el storytelling

Copy Writer

Copywriting y storytelling van de la mano en ocasiones, pero siempre que lo hacen el resultado es un éxito. Las historias le gustan a todo el mundo, sobre todo si están bien contadas. Los grandes escritores de ficción saben que la historia es la clave, aunque debe estar bien redactada y el proceso no es tan simple como escribir sin más. En este mundo del copywriting también vale eso de que la historia es lo importante. El resto, la maquetación, el estilo visual, los enlaces, etc,… está muy bien, pero es claramente algo secundario.

Es perfectamente posible dedicarse al copywriting y tener cierto éxito, pero no se puede tener un éxito duradero (o memorable) si no somos capaces de contar historias. A la inversa, tener la historia es clave, pero dominar el arte del copy es muy útil para dirigir la atención de quien está leyendo a dónde nosotros queremos. La simbiosis queda perfectamente clara, entonces.

Salman Rushdie es un ejemplo de cómo el haber trabajado en una agencia, como copy, le ayudó posteriormente a sacar mucho rendimiento a las historias que escribió. Claro que se puede pensar que el hecho de ser copy te asegura que si tienes que contar una historia lo harás bien, pero eso ya me parece un poco iluso. A Salman Rushdie puede que le ayudase concretamente en estos puntos:

Dedica una cantidad de tiempo indefinida a crear titulares

 
El titular lo es todo, o al menos es la mayor parte del éxito que puede tener un contenido. Si el titular no capta al lector, no hay lectura. Es bueno tener en mente un titular que te ayude a definir tu contenidos mentalmente, pero luego debes pensar en quien lo va a leer, y actuar en consecuencia. Nadie dice que sea fácil, y de hecho no lo es.

Siente el «pánico»

 
Si tienes un plazo corto, si has de terminar tus tareas y escribir el contenido con requisitos temporales, te esforzarás más en terminar y en hacer un trabajo de calidad digna. Debes ser consciente de tu responsabilidad y hacerla patente, porque puede que a ti mismo te cueste dar valor a tu trabajo, o dar valor a la tarea específica. Hacerte responsable es fundamental, y trabajar con plazos ineludibles, también.

Se conciso en tus frases: di mucho con poco

 
Esto se puede extraer como aprendizaje del copywriting, más concretamente en el área de publicidad: Cómo decir mucho con poco es fundamental, y también ayuda a la hora de escribir ficción, por supuesto (si una palabra sobra, se quita, como diría Orwell).

Hacer buen copywritting es un gran trabajo

 
¿Qué si no? Hay que tomárselo como lo que es: un trabajo. Si hay que hacerlo, se hace: uno se sienta, sabe de qué va a hablar y se pone a escribir, a revisar, a recortar, a reescribir, a replantear… No es esperar la inspiración y anotar la frase, sino diseñar, hacer valer la experiencia, probar, eliminar, construir. Tiene todos los elementos de un (arduo) trabajo, y no todo el mundo lo podrá hacer genial, pero un genio no lo lograría sin trabajar.

Vía | Copyblogger
En Tinkle | Apple y el porqué del storytelling o como sin una historia no tenemos contenido para poder dinamizar

0 comentarios en “La curiosa simbiosis entre el copywriting y el storytelling

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*