Instagram, The Economist y su “filtro de confianza”

Para una revista sobre economía y política como The Economist puede resultar muy difícil navegar en las agitadas aguas de las redes sociales, especialmente aquellas pobladas por un público más joven y acostumbrado a los nuevos medios. Sin embargo, The Economist ha conseguido establecerse en Instagram con una estrategia muy sólida, consiguiendo más de 2 millones de seguidores.

La plataforma online Journalism.co.uk analiza el éxito de The Economist y, a través de las declaraciones de Ria Jones, responsable de su proyecto en Instagram, explora los factores esenciales para llevar a buen puerto un perfil corporativo como éste.

Un filtro de confianza en cuestiones mundiales

Una sencilla frase acompaña el perfil de The Economist: A trusted filter on world affairs, sharing images from a global perspective (“Un filtro de confianza en cuestiones mundiales, compartiendo imágenes desde una perspectiva global”). Ria Jones defiende que su búsqueda de aumentar la audiencia encuentra un poderoso incentivo en Instagram. Aquí la gran mayoría de los usuarios tienen entre 18 y 34 años, un nicho a explotar para The Economist, más acostumbrado a otros lectores.

Además, la experta señala que Instagram no solo es el lugar donde compartir contenido visual impactante de la revista, sino que es el perfecto terreno donde poner en práctica nuevas iniciativas y promover el diálogo con su audiencia.

Una de las herramientas que The Economist ha testado para fomentar la interacción ha sido Open Future, una iniciativa para probar nuevas formas de hacer más colaborativa la experiencia de sus seguidores. Esta herramienta promueve el debate online y abre nuevas líneas de conversación, como en grupos de discusión en Facebook. Sin embargo, Jones señala que no todas las iniciativas han sido exitosas, como cuando han intentando poner a los periodistas directamente dirigidos a la cámara.

”Detectives de datos”: la primera novela gráfica de The Economist

El medio online Flipp subraya el éxito de Data Detectives, la primera novela gráfica de The Economist en Instagram. Esta estrategia de storytelling triunfó como nuevo formato y fórmula alternativa para narrar una historia a través de esta red social, caracterizada por su carácter visual.

Un equipo de varios profesionales del medio, en el que por supuesto se encontraba un ilustrador, elaboró durante seis semanas esta pieza narrativa dirigida a impresión, pero que se ajustaba a la perfección en las opciones interactivas de instagram.

Las 15 viñetas se ajustaron a tres publicaciones en instagram, aprovechando las capacidades de galería con varias fotografías (ilustraciones, en este caso) por publicación.

Un breve vistazo al perfil en instagram de The Economist nos permite comprender la profundidad de un contenido que no solo está formado por fotografías de actualidad y de imagen poderosa, sino de gráficos explicativos, citas impactantes, pequeños vídeos, etc. El potencial de su contenido reside en la variedad, calidad y experimentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*