Infografías vs Estrategia social

infogr.am, servicio gratuito de creación de infografías

Cuando hablamos de las infografías por última vez, vimos qué son, y cómo se suelen utilizar. Lo más común es utilizarlas mal, y con esto quiero decir que la mayor parte del material infográfico que nos llega es lo mismo que una nota de prensa reorganizada y con gráficos atractivos. Nada más.

También es notorio el bombardeo continuo de cada vez más y más infografías de todas clases. La mayor parte de ellas no tienen mayor interés que leer la información que nos dan y pasar a otra cosa. Otras vienen tan cargadas de texto y son tan complejas, que las desechamos por aburrimiento sin haber llegado al quid de la cuestión. ¿Cómo es posible, con lo atractivas que son?

Simplemente, poca gente es la que ha tenido en cuenta que las infografías forman parte de la estrategia social, y que por tanto deben ser diseñadas para ser «compartibles». Una infografía no es social media en sí misma. Es simplemente un contenido de un tipo especial que, si no se ha diseñado bien, nunca tendrá la característica social deseada. Es decir, por muy atractivo que sea, si no incita a que se comparta, simplemente se quedará en una nota de prensa más, muy elaborada, eso sí, pero sin muchas esperanzas de alcanzar a mucha gente, potenciales usuarios o clientes.

La diferencia entre generar contenido y generar contenidos [con características] sociales es simple: lo segundo debe hacerse teniendo en cuenta qué queremos conseguir (que compartan el contenido de cierta manera), a quién va dirigido y qué semillas debemos introducir para favorecer esa conversación / compartición / viralidad. Es decir, se trata de estudiar más cómo conseguir lo que deseamos y adaptar el contenido a ello, que de «simplemente» generar contenidos.

Por eso, las infografías se deben incluir en la estrategia social. Es necesario, y además es lógico, pues estamos utilizando una potente herramienta que entra por los ojos, que concentra un contenido muy valioso, básico para nuestros intereses y que la gente es capaz de compartir sin problema. ¿No deberíamos entonces tomárnoslas más en serio y refinar su diseño?

Vía | Pando daily
En Tinkle | Las infografías, una historia de amor y odio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*