El telón informativo que viene en la sobreabundancia de información

Sobrecarga de información es un simpático término al que hacemos poco caso estos días. Sí, reconocemos que existe y que empieza a ser molesto, pero lo tomamos como un problema individual al que todos nos enfrentamos en la intimidad de nuestras herramientas de filtrado o si atesoramos la simple capacidad para desconectar, aquellos afortunados que aún la conserven.

Sin embargo, Steven Rosenbaum señala recientemente que el lento crecer de las aguas informativas en nuestra vida terminará por romper el dique… Lo hace de forma muy interesante, repasando la evolución implícita de la etiqueta de las comunicaciones a través de la Red. Por alguna razón, sabemos cuándo añadir a una persona a Facebook o a LinkedIn, pero rara vez a ambas redes a la vez. O sabemos que no recibir respuesta a un mensaje puede simplemente querer decir que la persona a la que iba dirigido estaba ocupada y nuestro mensaje quedó enterrado en el buzón. Esto son sólo indicadores de cómo la saturación cambia imperceptiblemente nuestros hábitos.

Rosenbaum argumenta que esto no puede durar. Tarde o temprano comenzaremos a aplicar filtros mucho más potentes a lo que recibimos y simplemente ignorar ciertas fuentes de información. Estamos desarrollando una filosofía zen en la que el espíritu es “dejar que las cosas fluyan”. Ya no podemos aspirar a leerlo todo, a saberlo todo sobre nuestro entorno digital. De modo que si no hemos tenido tiempo de leer un contenido interesante, simplemente asumimos que jamás lo haremos y lo dejaremos ir. Porque, a fin de cuentas, Internet nos lo trajo e Internet se lo llevó… e Internet nos traerá más cosas al poco tiempo.

La combinación de este espíritu con los nuevos filtros que nos permitan asignar coeficientes de importancia según la fuente servirán para que recuperemos el control sobre nuestro acceso a la información. Pero, al mismo tiempo, aquellos que deseen ser eficaces en la comunicación tendrán que comprender profundamente cómo funciona la sobrecarga informativa y cómo respetarla: la sobrecarga informativa va a ser el entorno en que se muevan el marketing y la comunicación del futuro. Y cuanto antes lo comprendamos y conozcamos, mayor ventaja tendremos.

Vía | Forbes
En Tinkle | Resistirse a la saturación de información

0 comentarios en “El telón informativo que viene en la sobreabundancia de información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*