El blog como negocio en sí mismo

4719678156_3b07b42c7f_z

Solemos hablar del blog como una herramienta perfecta para el marketing de contenidos, o bien como hub de la información en torno a nuestra empresa o actividad. Sin embargo, hay una tendencia que, a mi modo de ver, es correcta y va en el buen camino, que es hacer de un blog, un negocio en sí mismo. Este es el camino que recorren bloggers muy potentes en los EE.UU., y también en otros países (pero con menor éxito), que basan su negocio en ofrecer piezas gratuitas, por ejemplo, una al día, y el resto de contenidos solo para suscriptores.

El modelo de suscripción, ¿bueno o malo?

 
Cuando uno habla de suscripción a contenidos, suele observar reacciones no demasiado halagadoras. ¿Pagar por leer? ¿En Internet? Parece que, habiendo tanta información disponible para todo el mundo, sin mayor gasto que pagar la conexión a la red y disponer de un dispositivo que acceda a dichos contenidos, pagar por un acceso a contenidos no es popular.

Las razones principales son las que nos indican cómo es posible hacer negocio con contenidos: si podemos encontrar lo mismo, gratis, ¿por qué pagar? Para que un modelo de suscripción sea tan siquiera digno de estudio, ha de basarse en una de tres condiciones posibles (o en todas):

  • Ser una voz única e inimitable sobre algún tema o nicho.
  • Disponer de seguidores que lean todo lo que escribes.
  • Ser leal a tus lectores y suscriptores, fundamentalmente.

En esencia, significa dar a tus suscriptores algo único, que no puedan encontrar «por ahí», y que además esté perfectamente ajustado a sus necesidades. Esto es posible si hablamos de un nicho, no de algo más escalable, de una temática generalista. No podemos obtener mucho dinero de muchos lectores, pero podemos obtener «mucho» de pocos y especializados lectores.

Lo cierto es que existe una disyuntiva interesante: si quieres convertir tu blog en tu trabajo, en lo que te da de comer, debes pensar en que vas a tener poca audiencia, quizás mucho menor de la que tendrías abriendo la temática, publicando más, y dando todos los contenidos gratis (solo sostenidos a través de publicidad display, por ejemplo, o patrocinios).

Si mantienes una audiencia más limitada, pero más especializada, si le ofreces valor (algo diferencial que no se puede encontrar en otra parte, esa es la clave y la dificultad), entonces puedes intentar la opción de suscripción. Pero en ese momento llega la otra pregunta clave: ¿qué precio le vas a poner? Un ejemplo que no es exactamente de lo que hablamos (blog como negocio), es lo que hace Amazon con Kindle Unlimited: pagas un dinero mensual para leer sin límites.

Foto | bark

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*