Compartir contenido es crear contenido (y a veces, es mejor)

Nada tiene sentido si no está inmerso en el contexto adecuado. De hecho, cuántas veces habremos visto ejemplos de informaciones sacadas de contexto que en nada se parecen al original que generó ese contenido. Sin contexto no hay buena información, y menos aún, análisis. El contexto es algo que todo contenido debería proporcionar y, por desgracia para todos, mucha veces no ocurre así.

Cuando creamos contenidos estamos pensando a quién nos dirigimos, qué queremos contar, y por supuesto con qué se relaciona. Es lo básico que podemos pedirle a un contenido como pieza. En una publicación vertical, del estilo a esta misma, se tratan contenidos de temas concretos, específicos, y el contexto es a veces el propio blog o publicación. Y cuando accedemos a contenidos que nos interesan, el contexto lo creamos a veces nosotros mismos, y lo transmitimos cuando compartimos en las redes sociales. Y eso, precisamente, es la creación de un nuevo (y posiblemente mejor) contenido.

Cuando compartimos contenidos tenemos en mente a quién va dirigido (a nuestros seguidores, a nuestra comunidad o círculo social). Son personas afines a nosotros en cuanto a intereses, sector, o lo que queramos, y es raro que compartamos algo sin relacionarlo con otro contenido, con un concepto extra, con la conversación que estamos manteniendo.

Crear contenidos 100% originales es algo muy poco frecuente, por no decir imposible. Puede ser original el enfoque, pero nunca el 100% de la pieza. Todos bebemos de todos a la hora de generar nuestros escritos o nuestro material. Es muy ingenuo pensar que alguien va a redactar algo que sea absolutamente original, porque eso no es posible. Siempre hay fuente, siempre hay inspiración, siempre hay ejemplo, siempre hay un precursor.

El contenido que creamos al compartir está enriquecido por nuestra propia personalidad, nuestros intereses, nuestra experiencia, y se adapta como un guante a nuestra audiencia, que en las redes sociales suelen ser nuestros iguales (o, al menos, eso es algo enriquecedor en sí mismo). Damos contenidos enriquecidos, si lo vemos desde cierto punto de vista, o damos contenidos selectos bajo algún criterio (hacemos content curation).

¿Es mejor o peor? Depende, curiosamente, del contexto. De la conversación. Nosotros podemos enriquecer el flujo de información de otros aportando una idea, un concepto o una valoración rápida del contenido que compartimos. Y en ese sentido, sí que estamos caminando hacia delante, ofreciendo algo (mejor).

Vía | Conversionation
Foto | MDGovpics

0 comentarios en “Compartir contenido es crear contenido (y a veces, es mejor)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*