Contenidos explicativos

1280px-science_books_in_senate_house1

La explosión de contenido que venimos contemplando en la Red en los últimos años también ha llegado a los medios. Es más, los medios son, junto al Social Media, los grandes responsables.

Twitter y YouTube han sido herramientas muy poderosas a la hora de responder con inmediatez a todo tipo de hechos. Pero la democratización de la inmediatez que han traído, también ha tenido como consecuencia la multiplicación de las fuentes. Si tiene lugar una noticia, tan sólo ser capaz de seleccionar las fuentes con las que seguirla se convierte ya en un esfuerzo que el lector puede no tener ganas de hacer.

Pero la inmediatez ha traído consigo otro mal: la primacía de la última hora sobre el contexto. La última crisis en Ucrania es un ejemplo perfecto. Mientras las noticias sobre los últimos movimientos de las masas revolucionarias de Kiev se sucedían, la audiencia seguía sin tener claro quiénes eran, qué querían y por qué lo hacían. A tenor de las dudas que todavía manifiestan muchos lectores sobre el tema, está claro que los medios, ocupados en la última obsesión por dar primero noticias que, por otra parte, ya dan las agencias (que para eso están), han fallado miserablemente en la otra misión del periodismo: explicar y educar.

Es por ello que los tecnólogos y la industria de la comunicación B2B está clamando por lo que llaman “periodismo de explicación”. Aunque el término es tautológico, la propuesta tiene sentido en este contexto y hasta que los medios recuperen a los especialistas a la hora de informar. Consiste en realizar piezas centradas en explicar al lector qué está pasando. ¿Novedoso? No. Pero tan eficaz como siempre. Una de las grandes herramientas propuestas es el uso de Wikis, que permiten que el lector busque el contenido que necesita en cualquier momento.

Esto último nos lleva a una distinción interesante entre contenido fluido y contenido de conocimiento. Es decir, entre el contenido que los creadores deciden lanzar constantemente (noticias, tuits, entradas en blogs, vídeos…) y el contenido dirigido a explicar (wikis, resúmenes, infografía, piezas de contexto y análisis…) los hechos, que debe ser de fácil acceso y tener una estructura distinta. La distinción es valiosa y apunta a un posible nicho para todo tipo de compañías más allá del social media. Las marcas ya no sólo pueden trabajar su imagen a través de la interacción directa con los clientes, sino que también pueden explotar su know how aprovechando el periodismo de marca con un enfoque explicativo.

Vía | RexBlog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*