Cómo esquematizar los objetivos para tus contenidos

Foto de Rob Ellis'

Foto de Rob Ellis’

La búsqueda del objetivo de la estrategia de contenidos es algo muy simple, pero que tendemos a complicar en exceso. Digo simple porque es una proposición sencilla: establecer los objetivos para la estrategia de contenidos. Eso es en lo que nos tenemos que enfocar, nuestra única tarea en un momento dado (normalmente antes, y mucho, de empezar a desarrollar contenidos), pero no quiero decir que la tarea en sí sea simple. De hecho tiene su complejidad y conviene hacerse primero con unas cuantas pautas útiles para conseguir éxito en su desarrollo.

Cuando alguien afirma que su objetivo es tener más visitas, o vender más, así, en genérico, está diciendo una obviedad. Un objetivo nunca es «ser el mejor» porque por definición no es algo medible a priori: sabes que eres el mejor cuando lo eres, porque el resto de tu competencia está por debajo. Lo inteligente es marcarse objetivos reales y alcanzables, y de hecho es la única manera de hacerlo.

Ser el mejor, como decíamos, no es algo razonable como objetivo. Sí lo es aumentar la visibilidad de la marca, mejorar su imagen, hacer tu marca deseable, conseguir leads (y ventas, por supuesto). Nótese que decimos «aumentar«, «mejorar«, «conseguir«. Estamos hablando de un proceso que no termina nunca, en el que puedes mejorar tus números, conseguir una venta nueva, un nuevo lead, más visibilidad: es un proceso continuado, infinito.

La clave fundamental es que los objetivos de tus contenidos se alinean con los objetivos globales de tu empresa o marca. ¿No tienes objetivos globales corporativos? [Fin de la cita].

Objetivo #1: lograr visibilidad

 
La visibilidad es el primer paso para conseguir los objetivos que te propones. Llegar a vender más, que es lo que sin duda todos perseguimos (¿vender más, o vender mejor?, ¿vender a más gente, o vender más a la gente que conocemos?). ¿Cómo conseguir visibilidad? Con contenidos de calidad, optimizados (SEO, pero también otras cosas), originales, con gancho, que los buscadores y, concretamente, Google, puedan indexar con avidez. Es un primer paso, y es importante.

Objetivo #2: generar demanda de tus productos

 
Conseguir este objetivo es crucial, o al menos es muy importante para muchas empresas. Significa que otros (potenciales clientes) vean con buenos ojos nuestros productos porque provienen de una marca de confianza, o porque somos capaces de generar deseo de compra. Por decirlo llanamente, quieres que la gente quiera tus productos, así que el objetivo es generar demanda de tu producto. ¿Cómo? ¡Depende del producto y de tu target! Y ya conoces esas dos variables.

Objetivo #3: lograr leads y ventas

 
Un lead es una persona que es receptiva a tu marca y te cede ciertos datos de contacto que te permiten (porque te ha dado su permiso) venderle tus productos de una forma más cercana. Es muy interesante disponer de leads, saber conseguirlos y sacarles partido, ya que son la puerta más cercana a conseguir una venta, y una venta la queremos todos. El lead no necesariamente termina comprando, pero es alguien que ya está, al menos, orientado en cierta medida.

Si ya te han abierto la puerta, es el momento de empezar a trabajar bien los contenidos que le hagas llegar para introducirlo en el último círculo: el de la compra. Creo que es el objetivo último (por ser el más importante), y que se llega a él de muchas formas. Una de ellas es pasar por estos tres objetivos en orden. Sería un buen punto de partida.

En Tinkle | ¿Por qué un gran contenido no es suficiente?

0 comentarios en “Cómo esquematizar los objetivos para tus contenidos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*