Comisarios de contenido (I): a vueltas con el content curation

Content Curation

Con cada nueva tecnología o instrumento que desarrollamos en Internet sucede que, de entrada, tendemos a identificar el instrumento con la idea. Y, como resultado, terminamos por utilizar el instrumento a ciegas e ignorar los principios que le dieron lugar. Sucedió con los blogs: a la idea de crear comunidades en torno al intercambio razonado de ideas, le siguieron las granjas de contenido y los intentos de aplicarle SEO al más mínimo post. A esto le siguió el Social Media. De la posibilidad de que todo el mundo pudiera conectar con todo el mundo directamente y con sencillez, pasamos a inundar las redes sociales con contenidos promocionados que no interesaban a nadie.

La moraleja de estos casos es que no es posible automatizar (al menos todavía no) algo tan íntimamente humano como es la comunicación. No existe una fórmula mágica para generar interés entre una audiencia de forma automática. Si queremos dirigirnos a seres humanos, tenemos que comportarnos como seres humanos.

El comisario de contenidos (content curator), o el Content Curation, está en un momento en que empezamos a darnos cuenta de lo mismo. No basta con pegar enlaces y enviárselos a todo el mundo, ni tampoco con encontrar las mejores fuentes y dar vía libre a su contenido. Tenemos que, como siempre, volver relevante la inversión de tiempo y atención que exigimos de la audiencia y aportar valor. Al igual que los comisarios de una exposición, lo que hacemos tiene un sentido, obedece a una concepción global de la temática y está guiado por una idea concreta a la que se dirige nuestro trabajo. De ahí que sea realmente difícil hacer curación de contenidos sobre algo que te da igual, a la larga, reflejará el hastío del comisario.

En content curation, el mínimo respeto a la audiencia implica saber tanto o más que ellos de qué estamos hablando: Aportar un contexto, justificar la relevancia del contenido, e incluso, añadir una reflexión personal…, entre muchas otras cosas (y, por descontado, haber revisado el contenido nosotros mismos previamente). De hacerlo así, de tomarnos en serio nuestro trabajo, puede que, como veremos en los próximos días, hasta resulte que nuestra propia división de contenidos no necesite producir tantos.

En Tinkle | Maria Popova, content curator

0 comentarios en “Comisarios de contenido (I): a vueltas con el content curation

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*