Captar suscriptores mediante modelos de pago que aprenden hábitos del usuario

Los equipos directivos de los medios de prensa escrita han renovado las estrategias para conseguir ingresos a través de sus publicaciones en Internet decenas de veces en lo que llevamos de siglo. No sería la primera vez que hablamos aquí sobre las constantes adaptaciones a las nuevas tendencias a las que se ha visto sometido el Periodismo digital.

En este post abordaremos un nuevo viraje dentro de los modelos de suscripción de pago a estos diarios digitales, ya que la atención de los grandes medios parece que ha derivado en la captación de suscriptores, en lugar de la búsqueda de grandes métricas de visitas como hasta ahora podría haber sido prioridad.

Hacia los contenidos escritos de pago. ¿Nos espera ese futuro?

Diferentes problemas para hacer frente a la era digital, la diversificación de mercados, la transición del negocio del papel a la web, el uso de ad-blockers y el declive de la publicidad insertada en medios escritos, la fanática búsqueda de las visitas y los engaños de las grandes redes en cuanto a métricas de tráfico… Lo cierto es que el periodismo no ha hecho sino encontrarse con una piedra detrás de otra en este tortuoso camino para su negocio. Diversos analistas confían en que hemos llegado a una nueva etapa en la que pagaremos, al menos, por una fuente de información.

Lo cierto es que las aseveraciones de que los grandes medios cada día hacen más por limitar el contenido gratuito es una fórmula que quizá no esté tan implantada en el mercado español. Sin embargo, no se puede obviar la tendencia a que los grandes grupos de comunicación, principalmente norteamericanos, cada vez apuesten más por los paywalls que limiten el tipo o la cantidad de contenido disfrutable para una persona sin suscripción. El 53% de los norteamericanos afirman haber pagado una cuota de suscripción en el último año según el Media Insight Project, mientras que el Reuters Institute de la Universidad de Oxford asegura que dos tercios de los medios europeos ofrecen contenido de pago.

Quizá la popularización de servicios de suscripción de otros medios como Netflix o Spotify han contribuido a la concienciación de que por el periodismo de calidad también se puede pagar.

Ajustando los modelos de suscripción al usuario

Digiday ha divisado una fractura con la política que hasta ahora habían tenido los estrategas del periodismo digital: hasta ahora la necesidad había marcado que las páginas vistas fueran la métrica a tener en cuenta, basándose en el consumo publicitario. Sin embargo, los múltiples giros en los acontecimientos de los últimos años han provocado que la lealtad del usuario se convierta en la principal obsesión. Por citar algunos de los ejemplos que Digiday menciona, cabe destacar que The Boston Globe prioriza las historias que convierten a los usuarios en suscriptores, o que The Dallas Morning News se ha centrado en los usuarios que regresan y en el tiempo que estos emplean dentro de su web.

En este aspecto, Nieman Lab dedica un artículo completo al caso de The Wall Street Journal, que ha sido uno de los líderes en la carrera digital del periodismo. Con un paywall con más de diez años, se trata de uno de los decanos de este modelo de suscripción. Por supuesto, con los años ha ido transformándose y ahora aseguran conocer los hábitos de lectura de sus usuarios, así como su capacidad o interés en gastar dinero. Cada uno de los visitantes que no son suscriptores reciben una puntuación con más de 60 señales. Aquí es donde entra en juego la magia del machine learning, que permitirá flexibilizar las historias que recibirá el usuario sugeridas y de qué tipo, gratuitamente, y si existirá un modelo de pago que pueda resultar aparente o simplemente se marchará por donde ha venido.

Mientras que el coste de la suscripción se mantiene fijo, la cantidad de contenidos que el usuario puede ver diariamente va en función del resultado obtenido en este test que realiza sin saberlo. Todo esto lo dice un periódico que ha sido una referencia y vanguardia del periodismo digital, y que cuenta con nada menos que 1.394.000 suscriptores en todo el mundo. ¿Será la tendencia entre el resto de medios escritos o este es un modelo que solo pueden permitirse gigantes como The Wall Street Journal? Es difícil saberlo, sobre todo con el avance de la Inteligencia Artificial y el Machine Learning. En cualquier caso, podemos afirmar que las grandes ideas y la innovación afectan positivamente a la continua lucha por la supervivencia de los Medios de Comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*