Campañas que se adaptan a las épocas de crisis II

Merece la pena seguir buceando en ejemplos de empresas que han conseguido dar con la tecla adecuada para el contexto en el que estamos viviendo, con la epidemia de COVID-19 marcando el paso en nuestras vidas, parcialmente confinados y, cuando salimos a la calle, tomando toda clase de precauciones basadas en el uso de protecciones y en el mantenimiento de la distancia social. No es una tecla sencilla ya que sería un terrible error caer en el oportunismo; o que alguna acción sea vista así independientemente de su intencionalidad.

Todo lo que que define una marca, así como la visión, misión y valores de una organización, es susceptible de ser tenidos en cuenta a la hora de comunicar. ¿Por qué no empezar por el logotipo? No hay un elemento más relacionado con cada marca en el imaginario colectivo. Eso es lo que han hecho diversas marcas de vehículos. Por ejemplo, Audi ha jugado, como se puede ver en este anuncio publicado en su perfil de Twitter, con sus famosos anillos y el concepto de distanciamiento social.

La marca Volkswagen ha jugado exactamente con la misma idea en un vídeo promocional que subieron a su canal de YouTube. En su caso son la V y la W, que forman parte de su logotipo, las que se separan al final del anuncio. A título de curiosidad, y para los aficionados al diseño gráfico, ¡no son logotipos que se hayan usado realmente durante la crisis!, el diseñador esloveno Jure Tovrljan ha modificado, de forma realmente original, los logos de 12 conocidas marcas, adaptándolos a la situación creada por el coronavirus SARS-CoV-2. En unos casos ha jugado, como en los ejemplos anteriores, con el concepto de distanciamiento de varios elementos. Mientras que en otros se atreve a modificar eslóganes que se nos antojan intocables, como el mítico Just Do It de Nike, o a introducir nuevos elementos como mascarillas.

Desde el blog La criatura creativa nos traen un ejemplo de acción publicitaria que, sin entrar en el “serio concepto” de la responsabilidad social (o tal vez sí), implica el compromiso de una marca con sus clientes más fieles y el deseo de ayudarlos. Hablamos de la iniciativa que ha tenido Burger King haciendo pública la receta de varias de sus hamburguesas para que cada seguidor de la marca se las pueda hacer en casa por su cuenta. La jugada parece redonda ya que se están anunciando a sí mismos y a buen seguro hay algún tipo de acuerdo con las marcas de los ingredientes (para cada uno de ellos indican una marca, no el ingrediente genérico).

Otras marcas en lugar de dirigir su solidaridad hacia el cliente final lo han hecho hacia uno de los sectores más maltratados de nuestra economía en la coyuntura actual: la restauración y los bares. Han estado mucho tiempo cerrados y su apertura va siendo muy paulatina y siempre pendientes de ser los primeros en “sufrir un paso atrás”. Los bares y pubs, además, no pueden “agarrarse” a la posibilidad de elaborar comida para llevar a domicilio. Por no hablar de que son lugares de referencia para establecer relaciones sociales.

Es lo que ha hecho, por ejemplo, la marca de cerveza Budweiser en Gran Bretaña, creando una tarjeta-regalo de precompra de la bebida para ser consumida en el pub de siempre cuando esto sea posible. En España también varias marcas han mostrado su sensibilidad hacia la situación de los bares. Por ejemplo, sin abandonar el mundo de la cerveza, Heineken España está usando en redes sociales la etiqueta #Fuerzabar como respaldo a la hostelería, además de haber anunciado que entregará gratis 15 millones de cañas de sus marcas Amstel y Cruzcampo. Solos nos queda decir: ¡Salud!