Análisis de las tendencias en Comunicación para 2020 (parte I)

La forma en la que nos comunicamos y reaccionamos ante nuestro entorno es eternamente cambiante, más aún ahora, con las transformaciones que las nuevas tecnologías están llevando a cabo en muchísimos matices de nuestro día a día.

Las marcas son plenamente conscientes de este vaivén constante de tendencias y se convierte así en una necesidad, para todo tipo de compañía, estar al tanto de la evolución del mercado con el objetivo de alinearse con el consumidor de la mejor forma posible.

Ya el año pasado publicamos una serie de tres posts sobre las tendencias y el estado de la Comunicación en 2019, así que este año queremos renovar ese compromiso con la actualidad brindando otra nueva serie, enfocada a los pronósticos de este 2020.

Un contexto socio-político, por lo menos, complejo

Si la primera década del siglo XXI vivió la explosión de Internet y la debacle global de la crisis económica de 2008; el siguiente ciclo ha estado envuelto en todo tipo de retos que tanto la propia sociedad, como las marcas, han de afrontar desde el momento en el que nos encontramos.

La polarización de la política en EEUU, con el auge y miedo a las fake news, es quizá uno de los ejemplos que más han permeado. Sin embargo, el ascenso de los populismos va innegablemente emparejado a la lucha de muchos ciudadanos por sus derechos. Concretamente, 2019 ha sido un año de creciente lucha social, desde las calles de Hong Kong a las puertas de la Casa Blanca.

Muchos de estos movimientos sociales han estado motivados por y para la diversidad: ya sea racial, de género o de ideología. La sociedad demanda respeto al medio ambiente y consumo ético, amenazando a las marcas con boicots y pide acción por el cambio climático, no solo apoyo institucional. Los frentes de esta nueva guerra social resquebrajan y fragmentan una sociedad cada día más polarizada y que no duda en aplicar estas creencias a sus hábitos de consumo.

movimiento #metoo

Los discursos más rompedores en 2020


Respecto al ejercicio anterior, se mantiene la tendencia del Brandalism, mientras que evoluciona el tipo de acciones conocidas como Impacting agents.

Por brandalism entendemos aquellas acciones en las que las marcas se apropian de técnicas disruptivas para ganar credibilidad y consumo. Consiste, en definitiva, en subvertir los códigos de marca. El término podríamos entenderlo en español como un acto de auto-vandalismo contra la propia marca. Una vez más, motivado por el auge de la contra-cultura y los movimientos sociales vigentes.

Un ejemplo muy llamativo es el de la campaña de «No compres Coca-Cola» (seguida de un inteligente “si no vamos a reciclar juntos”), que se lanzó en Bélgica y Holanda, para llegar a Madrid durante el COP25. En Marketing Directo nos cuentan que forma parte de una estrategia de la compañía con el objetivo de reciclar todos sus envases para 2025.

Por otro lado, otra de las tendencias que se ha normalizado, asentado y evolucionado es la de la toma de conciencia y acción con impacto. No solo es importante acceder a la conversación sobre temas de actualidad, sino tomar partido. La sostenibilidad y la emergencia climática se sitúan en el centro de este movimiento, que cobra una gran dimensión por toda la industria.

Para ejemplificar esta categoría, tomamos el caso de Ikea, que ha optado por una estrategia transversal por utilizar materiales reciclables. Su campaña «Last Straw«, se centró en un modelo de las pajitas de plástico para beber, que ya no se encontrarían en los restaurantes de sus tiendas. Una de estas pajitas (también conocida como “la última”, «Last Straw» en inglés), fue expuesta en el museo del diseño de Londres, dando pie a una campaña muy particular.

ikea last straw

Mensajes y tendencias que evolucionan y se asientan

Satirizar temas de actualidad y utilizar el humor para divertir al cliente / usuario es una estrategia muy poderosa para estrechar el engagement y crear vínculo con el target.

Esta tendencia Playful ya estaba presente el año pasado, y podemos encontrar un ejemplo muy divertido en el caso de Visible, una teleoperadora de Verizon. Tras un error en Twitter en el que confundieron “mensajes ilimitados” por “masajes ilimitados”, la marca organizó una serie de stands donde ofrecía realmente esos masajes gratis.

Otra de las tendencias más extendidas para 2020 es la continuación de la “nostalgia”. Se convierte en una oportunidad para generar una conexión intergeneracional y conecta con las marcas ya existentes en los años ochenta, aportando historia y cultura.

Netflix y Coca-Cola colaboraron para algo más que un product placement en la tercera temporada de ‘Stranger Things‘. Aquí, la Coke-One, un experimento no muy bien parado del año 1985, se utilizó como juego y referencia, que entró dentro de una campaña con productos de edición limitada y experiencias online y offline.

Concluyendo esta primera parte, mencionamos dos tendencias más que aparecen este 2020: el E-ntertainment y la Serielización. En primer lugar, llamamos e-ntertainment a la gamificación, ficciones interactivas y aplicaciones móviles, como es el caso de Kit Kat: Escape Library, un ‘escape room’ digital para conectar con la generación Z.

kit kat escape library

Por último, cómo no vamos a hablar de Serielización con la vigencia actual de las plataformas de streaming. Inspirándose en el formato serie, hemos pasado del branded content al branded entertainment. Un caso muy llamativo es el de Matchday – Inside FC Barcelona, una serie de ocho episodios que sigue el día a día el equipo de fútbol. Esta tendencia convierte el storytelling en la forma de enganchar a la audiencia al máximo, para transmitir valores e identidad.

Aquí terminamos por hoy. Síguenos para no perderte las próximas entregas en las que seguiremos las tendencias y evolución del mercado de la Comunicación en 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*