Acaba de una vez por todas con los problemas de estrategia

Cuando creamos contenidos podemos encontrarnos con una serie de pequeños problemas que nunca desaparecerán si no se actúa decididamente y con unidad. Estamos hablando principalmente de la falta de organización y dirección, y de la falta clara de una buena estrategia de contenidos, además de una estrategia de más alto nivel.

La falta de organización a alto nivel lleva a otro tipo de desorganización: acabamos generando demasiados contenidos, generamos peores contenidos por culpa del punto anterior, caer en el spam por tratar de llegar a demasiada gente,… Todo eso nos sume en una espiral descendente de la que no podremos salir si no hacemos un alto en el camino, y recomenzamos a pensar en positivo. A veces hay que hacer un «reset«.

Cuando dejamos el jardín abandonado a su suerte las malas hierbas empezarán a tomar posesión del lugar. Sí, las plantas y los frutales siguen su curso, pero las malas hierbas serán cada vez más visibles. La impresión general va decayendo hasta que es una mala impresión. Podemos ir quitando hoy una mala hierba aquí, mañana allá, pero no conseguiremos nada hasta que no limpiemos totalmente el jardín, hoy.

Cuando notamos que empezamos a tener problemas de dirección (y me refiero a la dirección que nos lleva a cumplir nuestros objetivos, no al personal) podemos hacer dos cosas: arreglarlos inmediatamente, o bien tirar para delante con determinación, «parcheando» el asunto. Lo segundo puede funcionar durante un tiempo, pero nunca debemos olvidar esos problemas y cómo se solucionan.

La cosa es aparentemente «sencilla»: primero hay que quitar las malas hierbas, frenar procesos equivocados, calibrar la cantidad frente a la calidad de los contenidos, intentando que sean lo más equitativas posible para no estar generando miles de contenidos de calidad media-baja.

Segundo, volvamos a definir nuestros objetivos y la mejor manera de llegar a conseguirlos. Reeditemos la estrategia, asumámosla de nuevo en equipo (porque eso es muy importante, el equipo y la comunidad). Tengamos claros y presentes los objetivos y la forma de llegar a ellos y conseguiremos derribar otra muralla que nos frena en el proceso.

Las herramientas concretas a utilizar (calendarios editoriales, por ejemplo) dependen de cada estrategia y de cada objetivo. Lo importante es que debemos ser capaces de mantener a flote esa estrategia, mantener esos objetivos a la vista, y conseguir que los parámetros de calidad que nos hemos marcado se conserven y se mantengan impolutos.

Otra forma de actuar nos llevará a una espiral de decadencia que terminará con nuestra reputación, nuestro alcance y nuestra relevancia, porque una vez que alguien tira por los suelos la calidad de los contenidos y se vende a la cantidad (por ejemplo), no hay vuelta atrás fácil.

Foto | publicdomainphotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*