Archivo de la etiqueta: Distribución de contenidos

¿Qué etapas mínimas debe tener una estrategia de contenidos?

diary-315557_640

Con todo lo que hablamos sobre estrategia de contenidos, es hora de explicar de forma somera qué fases principales tenemos en una estrategia típica. Hemos de tener en cuenta que la estrategia es muy importante para conseguir nuestros objetivos y mantener el control tanto de los contenidos, como de sus resultados. Sin estrategia, no hay nada.

Siendo así, hemos de ser conscientes que una estrategia de contenidos tiene una parte fundamental de su desarrollo en la planificación previa: revisar qué tenemos hasta el momento (y si estamos empezando, mejor, pero también hay trabajo en ese caso). No valen todos los contenidos, y por eso hemos de establecer las bases de lo que queremos y lo que no, e incluso auditar nuestros contenidos previos con toda severidad. Leer +


Twitter da a las compañías acceso total a su archivo de tuits


Hasta ahora, las marcas podían medir la influencia que ejercían sobre sus seguidores en Twitter analizando sus respuestas, sus conversaciones en tiempo real. Es decir, las marcas conocían a su comunidad por lo que estaban diciendo en un espacio de tiempo limitado (30 días) y planeaban sus campañas con esa cosecha de información fresca como principal arma. Ese paisaje va a cambiar tras el último anuncio de Twitter: la compañía comunicó ayer el lanzamiento de una API que les dará a las marcas acceso a cada tuit que se haya hecho público en los últimos nueve años. Leer +


Las marcas han de actuar como medios

A medida que el mercado de la publicidad online se vuelve enormemente competitivo, las marcas han de contemplar su estategia online de la misma forma que los medios, piensa la directora de la Agencia 360i, Sarah Hofstetter. Es decir: las marcas han de profesionalizar y optimizar su creación de contenidos y uso del Social Media como canales de distribución y de feedback para la creación de nuevos contenidos. Leer +


Del “frictionless sharing” al “frictionless thinking”

Facebook lanzó una nueva función a finales del año pasado. Bajo el nombre de frictionless sharing (compartir sin fricción), dieron paso a un nuevo tipo de aplicaciones vinculadas a proveedores de contenido (generalmente medios de comunicación) que compartían nuestra actividad automáticamente con nuestros contactos en la red.

El resultado no ha sido sólo que el timeline de Facebook se ha llenado de una actividad de mis amigos que puede no interesarme. Que Ana haya leído un artículo sobre cómo alimentar cachorros de perro en The Washington Post o que Pedro siga la liga de rugby a través de The Guardian no tiene por qué merecer mi atención. De hecho, vivía mejor sin conocer esta información.

Observo también que la automatización de la capacidad para compartir en la Red, el frictionless sharing, ha cambiado mi relación con mi red social de una forma que no me gusta. Por alguna razón, donde antes mis amigos y conocidos solían responder a la pregunta de Facebook “¿qué estás pensando?” con, precisamente, sus ideas, reflexiones o actividades del momento, ahora sólo encuentro un registro de su actividad por Internet cada vez más empobrecido y carente de interés humano. Mi posible interacción con ellos se ha reducido a que me gusten sus enlaces, ignorarlos o comentarlos de pasada. Y estos son cada vez más “blandos“, más políticamente correctos, anecdóticos o simplemente irrelevantes. Hay menos espacio para la discusión y creamos una falsa sensación de estar todos de acuerdo.

Leer +