El método de Disney para crear y trabajar las ideas

En todo proceso creativo hay, o suele haber, una parte dedicada al brainstorming. Es decir, en todo proyecto se pasa por una etapa de tormenta de ideas que intenta cubrir un espectro lo más amplio posible, y que busca esa idea diferencial que aporte el máximo beneficio al desarrollo del proyecto. O que busca LA IDEA, en pocas palabras y mayúsculas. Sin embargo, trabajar un brainstorming puede tener un resultado vacío si no se tienen en cuenta algunas consideraciones.

El método de Walt Disney consistía en tener compartimentos estancos en los que trabajar cada fase dentro del proceso creativo. Las llamaba soñador, realista y crítico (o spoiler). Con estas tres fases del proceso perfectamente aisladas la una de la otra conseguía elegir las mejores ideas: aquéllas que pasaban con éxito las tres fases se desarrollaban y trabajaban para dar lugar a un producto final.

Soñador, realista, crítico

Para entender este método es necesario saber que cuando juntas a un soñador con un crítico o con un realista, su voz se irá apagando a medida que los argumentos en contra se van sucediendo. Los “pero”, “y si”, las críticas sobre ideas recién concebidas son tan perjudiciales que en realidad estamos viciando el proceso creativo puro. Por eso Walt Disney no se permitía mezclar las voces en su cabeza, no dejaba que el realismo se encargase de la creatividad a la primera de cambio.

El soñador es el que deja volar su creatividad e imaginación sin límites. Es el momento de no cuestionarse nada y “tirar para adelante”. De preguntarse el “¿y por qué no?”. Se trata de proponer sin ataduras, sin defenderse de la crítica posible, sin forzar una idea a que sea realizable, realista en pocas palabras.

El realista es el que recibe el producto de la fantasía del soñador y consigue poner los pies en la tierra. Se trata de conseguir comprender cómo hacerlo, no de cuestionarse los principios. Buscar cómo hacer aquello que antes nos preguntábamos con un “¿y por qué no?”.

Le pasamos el turno al crítico, que será quien torpedee todo lo desarrollado anteriormente, buscando debilidades, desmontando argumentos, tratando de exprimir las ideas y que, si no lo consigue, producirá algo que será muy factible y aprovechable, digno de ser trabajado y cuyo producto final será probablemente un buen producto.

Evidentemente, este tipo de proceso de fases estancos podemos pensarlo como queramos: desde implementarlo en nuestra propia mente, pasando por establecer habitaciones físicamente separadas para cada equipo de colaboradores, o como pensemos que es mejor. Se trata más del fondo que de la forma, de cómo organizar un proceso creativo sin estrangularlo antes de tiempo y canalizándolo hacia lo que todos deseamos: tener una buena idea, bien pensada, con la que poder trabajar.

¿Qué os parece? ¿Lo pondríais en práctica? De ser así no dudéis en dejar un comentario aportando vuestras experiencias, vuestras mejoras o las pegas que podáis encontrar al razonamiento.

Vía | Idea Sandbox


 Soy Finder, un nombre que es evidentemente un seudónimo pero que intenta sintetizar qué soy. Busco información, siempre quiero saber más y si hablamos de Social Media me gusta profundizar, comparar, pensar y sobre todo, conocer por dónde van los tiros en el mundillo. Llevo ya bastante tiempo ligado a Internet en diversos proyectos, y este es un reto considerable, pero a la vez motivador y muy interesante.

Este post no tiene comentarios.

Este post no tiene enlaces entrantes.

Publica un comentario

Nos encantará conocer tu opinión, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios están moderados, y no aparecerán inmediatamente en la página al ser enviados. Evita, por favor, las descalificaciones personales, los comentarios maleducados, los ataques directos o ridiculizaciones personales, o los calificativos insultantes de cualquier tipo, sean dirigidos a los autores, a cualquier otro comentarista o la empresa propietaria de esta página. Estás en tu perfecto derecho de comentar anónimamente, pero por favor, no utilices el anonimato para decirles a las personas cosas que no les dirías en caso de tenerlas delante. Intenta mantener un ambiente agradable en el que las personas puedan comentar sin temor a sentirse insultados o descalificados. No comentes de manera repetitiva sobre un mismo tema, y mucho menos con varias identidades o suplantando a otros comentaristas. También, procura que tus opiniones estén relacionadas con esta entrada. Los comentarios off-topic, promocionales, o que incumplan todas estas normas básicas serán eliminados.

Deja un comentario