Contra los algoritmos, curación de contenidos

Los buscadores, las tiendas online y las redes sociales lo hacen, e incluso los periódicos se lo plantean. Prácticamente todo gran proveedor de contenidos en la red ha comenzado a filtrar y personalizar los mismos a la hora de presentárselos a los usuarios. En un primer momento, esto resulta agradable: de pronto, sólo encontramos contenidos que nos interesan y se ajustan a lo que más nos gusta. Pero supone también un gran inconveniente.

Como explica Eli Pariser en The Filter Bubble, si un algoritmo sólo nos presenta contenidos selectos ajustados a nuestros gustos, corremos el riesgo de perdernos algo muy importante: la realidad. La Red fue concebida como una forma de ponernos a todos en contacto y fomentar que pudiéramos intercambiar información y puntos de vista. Si nos encerramos en una burbuja cuya superficie sólo deja pasar lo agradable, nos veremos aislados de la diversidad del mundo.

Google emplea hasta 57 indicadores distintos para determinar el orden en que presentará los resultados de nuestras búsquedas aún cuando hayamos salido de nuestra cuenta de en qué idioma la tengamos; es decir: no tenemos control sobre ello. No obstante, da opciones para reducir la personalización. Eli Pariser pidió el año pasado a un par de amigos que le mandaran un pantallazo de los resultados que obtenían al buscar “Egipto”.

La diferencia fue pasmosa. Mientras uno de ellos recibía noticias sobre las revoluciones y los disturbios, así como informes sobre el país, recomendaciones de viaje y un enlace a la Wikipedia; el segundo sólo obtuvo páginas turísticas y enlaces sobre cotilleos. Eli Pariser tuvo una experiencia similar con Facebook; de pronto, las actualizaciones de sus amigos conservadores desaparecieron como por arte de magia de su timeline. La red social acababa de implementar EdgeRank, su algortimo de relevancia que tiene en cuenta qué tipo de enlaces suele uno pinchar con más frecuencia.

Reflexionando sobre esto, Gideon Rosemblat ve un avance cuando de content curation se trata. Los algoritmos son necesarios para organizar un mundo que genera cada hora más información de la que podríamos consumir en una toda una vida dedicada a la lectura, pero no pueden ser la única parte de la ecuación, opina. Tan importante como los algortimos es la elección que hagamos de nuestros Content Curators. Necesitaremos selectores de contenido bien formados, abiertos, capaces de entender temas complejos y de presentarlos con ecuanimidad.

Serán ellos los que realicen la importante tarea de acercarnos la realidad, cosa que solían hacer los medios de comunicación antes de quedar aturdidos por la llegada de Internet. Los algoritmos serán una potente herramienta en manos de content curators expertos en desgranar lo más próximo a la realidad. Y en función a esta habilidad les daremos nuestra confianza.

Es cierto que la tendencia a no tener control sobre cómo recibimos la información resulta alarmante. Pero el dilema no es nuevo. Siempre ha sido necesario jerarquizar los resultados de búsqueda porque las listas son jerárquicas por definición (y nuestra atención, limitada). Google solía emplear criterios de relevancia: cuanto más gente enlace a esta página o la cliquee al serle presentada, más relevante debe ser. Este planteamiento traía el peligro de priorizar los contenidos más populares, pero no necesariamente los más relevantes o expertos. Sí cambiará la forma en que nos tomemos los buscadores: ya no presentan lo relevante, sino lo que juzgan interesante. Recabar información precisa implicará leerse los contenidos una vez más.

Personalizar los contenidos, en combinación con la curación experta de estos y un buen criterio a la hora de entender qué parte de la realidad nos falta para tener la imagen completa, son la combinación de habilidades y herramientas que todo internauta, siento el arcaísmo, necesitará para terminar encerrado en una burbuja algorítmica.

Un comentario en “Contra los algoritmos, curación de contenidos

  • Marián Ponce comentó:

    ComentarioMuy Bueno. Habéis dado en la diana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*