Archivo mensual: junio 2015

Más contenido gratuito, más personalizado: seis movimientos editoriales que lo explican

pp

El mundo editorial no para de moverse en el ámbito digital. Los nuevos hábitos en el consumo de información nos reclaman no solo rapidez y adaptación a los nuevos formatos de lectura en móvil, sino más calidad en el contenido y personalización. Nos reclaman conocimiento de la audiencia, poner el foco en lo que los lectores quieren y además servírselo por las vías que prefieren (no matemos la newsletter) Son tendencias que vemos en estas seis apuestas editoriales. Leer +


¿Dónde están mis influencers?

influencers

Para una marca, un influencer es una persona de valor casi incalculable. Son personas que lideran opinión sobre nuestros productos o marcas en redes sociales, y esa opinión influye directamente en la de otros potenciales clientes. Aquí estamos dando por supuesto que el influencer es cliente, claro, ya que de lo contrario tendría poco sentido.

Suelen ser personas que están muy informadas sobre nuestro producto, que se mantienen al día y que comparten, de motu propio, contenidos u opiniones positivas con los demás. Siendo tan valiosos, ¿cómo podemos saber dónde están? Y, más importante todavía, ¿cómo podemos entablar relaciones con ellos? Leer +


El blog como negocio en sí mismo

4719678156_3b07b42c7f_z

Solemos hablar del blog como una herramienta perfecta para el marketing de contenidos, o bien como hub de la información en torno a nuestra empresa o actividad. Sin embargo, hay una tendencia que, a mi modo de ver, es correcta y va en el buen camino, que es hacer de un blog, un negocio en sí mismo. Este es el camino que recorren bloggers muy potentes en los EE.UU., y también en otros países (pero con menor éxito), que basan su negocio en ofrecer piezas gratuitas, por ejemplo, una al día, y el resto de contenidos solo para suscriptores. Leer +


Instagram: el presente de la comunicación y la publicidad

tinkle-kim-kardashian-kanye-west-balmain-zoom

Desde hace unos años, el panorama de la comunicación y la publicidad se ha visto modificado, han cambiado la forma en que las marcas se dirigen a sus consumidores, los canales y hasta los mensajes. También hemos cambiado como consumidores, ahora somos más poderosos y exigentes, queremos contenido de calidad, que nos guste y nos entretenga. Reclamamos algo más que un simple producto o servicio. Queremos valor añadido, una marca que nos identifique y que nos posicione ante la sociedad.

Todos estos cambios se deben, en parte, a la aparición de las redes sociales. Hace ya más de una década que empezamos a compartir nuestras vidas a través de Facebook, Twitter, Instagram o Snapchat.  Hemos crecido con ellas y hemos vivido el auge de muchas y la desaparición paulatina de otras. Pero no sólo las personas hemos incluido estas plataformas sociales en nuestro día a día, también las marcas y empresas. Leer +


¿Cuál es el verdadero valor actual de los comentarios?

541493823_8de077f655_z

Retrocedamos unos cuantos años y pensemos en la cantidad de material que se publicaba dirigido a una cosa que, en principio, simbolizaba el éxito de la Comunidad que tratábamos de crear: conseguir que nuestros contenidos fuesen comentados por los lectores, clientes, usuarios. Si el contenido era el rey, los comentarios eran una especie de moneda que simbolizaba lo rica que era tu comunidad. Es más, pasaba (y todavía sucede) que algunos comentarios enriquecían los contenidos, aportaban valor añadido, y esa era la razón de ser un “producto” codiciado por cualquier creador de contenidos.

Con el tiempo y la generalización de los contenidos en la red, pasó lo que tenía que pasar: de la pequeña comunidad inicial de personas con intereses genuinos y con claras intenciones de participar en debates, pasamos a comunidades cada vez más grandes, con más miembros y con diversos perfiles. Voy a ponerles nombres más o menos oficiales, aunque alguno es de mi cosecha: los mudos, los ocasionales, los habituales, los haters, los trolls, los perfiles spam… Todos juntos han conseguido algo impensable hace unos años: que el valor actual de los comentarios sea muy bajo. Escaso. Leer +