Archivo mensual: enero 2015

Vuelve el Cluetrain Manifesto, por una internet realmente abierta

armadillo-doc-dw1-580x331

Doc Searls y David Weinberger fueron dos de los autores que contribuyeron a crear el ‘Cluetrain Manifesto‘ en 1999, un heraldo troceado en pequeñas sentencias de lo que sería Internet en los años sucesivos. Mientras nosotros aprendíamos a cambiarle los pañales a la red y aquel módem no dejaba de pitar como un condenado, ellos sentenciaron que las conversaciones eran mercados y las marcas comenzaron a abrir los ojos. Ahora han publicado una revisión de las reglas originales, que no romperá con lo establecido, como el documento original, pero que pone sobre la mesa un par de debates interesantes.

El texto original anticipaba un mundo conectado a Internet y al tiempo era un aviso a empresas, corporaciones y gobiernos de que las herramientas y la información eran desde entonces patrimonio exclusivo de las personas. La segunda tanda de reglas es, definivamente, mucho más desesperanzadora. Leer +


Qué es el SEO negativo y por qué no debería preocuparte

3081398203_efa1ffbe54_o

Cuando hablamos de SEO podemos estar abordando varios temas diferentes: cómo conseguir un buen posicionamiento natural, qué no hacer en SEO (lo que se conoce como Black Hat SEO), los cambios fundamentales en los algoritmos de Google… y ahora surge una corriente que se denomina SEO negativo, y que vamos a explicar, aunque en realidad se trata de prácticas bastante marginales y que no nos deberían afectar.

Por decirlo de forma sencilla, el SEO negativo es hacer las cosas mal a propósito para perjudicar a un rival. Es decir, algo similar a practicar técnicas Black Hat sobre el sitio de un rival, con el ánimo de que Google penalice al otro por supuesto uso de técnicas fraudulentas. Si me permitís la analogía, es como meter algo ilegal en el bolsillo de una persona que va a pasar por la aduana: algo de escasa ética, y sobre todo, potencialmente ilegal. Leer +


Por qué merece la pena publicar en LinkedIn

linked1

2014 fue el año en que nos lanzamos a publicar en LinkedIn. Lo que antes estaba reservado a unos pocos “influencers” en todo el mundo se democratizó, dejando a LinkedIn en posición de competir con otros sistemas de publicación casuales. Recibimos con escepticismo la maniobra, temiendo sartenadas de contenido inútil, pero lo que hemos encontrado es un buen ecosistema donde compartir conocimiento y un tentáculo útil más a tener en cuenta cuando diseñamos campañas.

Merece la pena publicar en LinkedIn si quieres conseguir potenciales clientes. Es algo que entenderás leyendo estos datos de Oktopost que enlaza Rachel Foster en su artículo práctico sobre el sistema de publicación en Linkedin. Leer +