Archivo mensual: enero 2012

Interesante diagrama de la experiencia de usuario en páginas de Facebook

El otro día comentamos los tres patrones de diseño más comunes a la hora de distribuir contenido en las páginas, pero hablamos que una de sus restricciones teóricas era la de que se referían a patrones de diseño para textos de alta densidad. O sea, para páginas esencialmente llenas de texto. Hoy traemos una especie de contrapartida, que no es ni más ni menos que un conjunto de mapas de calor del recorrido visual por ciertas páginas de Facebook.

En primer lugar estamos ante paginas que no están basadas en el texto puro y duro, y que tienen cierta jerarquía. Eso determina en gran medida “hacia dónde se nos van los ojos” cuando navegamos por dichas páginas. Pero es que Facebook es así. Sin embargo, nos vamos a sorprender con las diferencias notorias entre diferentes páginas con contenidos claramente dispares. Podéis hacer click en cada imagen para acceder a versiones de mayor resolución.
Leer +


Al Social Media le está llegando su hora

Cuando todos los medios sean sociales no habrá Social Media, tan solo Media

Con esta frase podría dar por terminado este entrada, pero conviene explicar un poco el concepto que está detrás de un mantra tan sencillo. Y corto. Estamos en una época privilegiada en las comunicaciones porque hoy, a partir de la explosión de soportes que experimentamos en los últimos años, estamos llegando a la época de la convergencia. A la época en donde todo, absolutamente todo, pasa por la palma de nuestra mano, por nuestro smartphone.

Y en medio de la vorágine de soportes y formatos, los Social Media trataron de abrirse camino, y lo han conseguido. Hoy en día ser social es el presente ya, no el futuro, y si se quiere acceder al enorme océano de potenciales clientes conectados (cada vez son menos los no conectados) hay que ser social. Y pasar de ser un Social Media a un Media, simplemente.
Leer +


Los microblogs no están muertos

Desde que Hernán Casciari criticaba ácidamente a los blogs hace ya más de 3 años en el EBE, llegando a afirmar con cierta ironía que los blogs estaban muertos (o deberían estarlo), su vida útil sigue en activo provocando reacciones con comentarios, retweets, me gustas, y reacciones de fusión, entre los grupos mediáticos de blogs que siguen viviendo de ello.

Las redes sociales han dado vida a esos blogs que parecían estar muertos, y los han resucitado, frente al vaticinio de que las redes sociales iban a hundir a los blogs. Si la definición o primera condición de un blog o bitácora es actualizarlo a diario, aunque no todos los blogs son actualizados diariamente, y aunque el fenómeno blog ha pasado de moda para dejar paso al fenómeno de las redes sociales, los blogs siguen estando muy vivos y coleando.

Leer +


El diseño de tu sitio web: dónde colocar la información más relevante

Es uno de los quebraderos de cabeza universales en esto de publicar en Internet: dónde pongo la información más relevante para que los usuarios que me visiten hagan click con mayor probabilidad. O dónde coloco la publicidad para maximizar la rentabilidad. No existen, al parecer, fórmulas infalibles, pero sí que existen patrones de diseño que se adaptan a la tendencia natural de la vista, al orden en el que “escaneamos” la pantalla a la búsqueda de información interesante.

Veremos por encima tres de los patrones de diseño más eficientes, pero también veremos cómo no todo es lo que parece, y cómo tan importante como el diseño de la estructura de la página es tan importante como el diseño de los contenidos. La máxima que más interesante me parece es que la vista tiene un recorrido “automático” por diversas partes de un documento más o menos homogéneo, recorrido que podemos dirigir gracias a una jerarquía clara. Veamos.
Leer +


Cómo prender la llama de la conversación

¿Cuántas veces has deseado que ese contenido que tanto has trabajado genere la conversación que esperabas? O mejor aún, piensa en las veces que has dedicado tiempo a un contenido esperando reacciones por doquier, y sólo lo consigues con un contenido casual, prácticamente insulso y que, si por ti fuese, nunca hubiese salido de borradores. Ese dilema creo que lo hemos tenido alguna que otra vez todos los que generamos contenido para distribuir en Internet.

Leo con interés el mejor resumen sobre cómo prender la llama de la conversación. Las claves precisas son, simplemente, apelar a la curiosidad humana, hacer el contenido astuto y personalizable además de pedir respuesta. Es curioso que utilicemos esas técnicas para estimular a nuestros interlocutores en el día a día, en las conversaciones que podamos tener, y luego no sepamos volcar esa habilidad en los escritos.
Leer +