Archivo mensual: marzo 2011

Facebook, el gigante que aspira a devorar la web

Participaron Mauro y Antonio en un artículo sobre Facebook en Público.es acerca del poder que está acumulando la red social: Facebook, el gigante que aspira a devorar la web. Éstas fueron sus opiniones.

Mauro Fuentes: “Con más de 600 millones de usuarios ya se ha repetido hasta la saciedad que Facebook sería uno de los países más grandes del mundo, y es que las cifras asustan.

Leer +


Entrevista: En Internet quien calla consiente, no se puede ser una empresa silenciosa

A Antonio Toca, el semanario L’Economic, suplemento que se entrega los fines de semana con algunos diarios catalanes, le hizo una entrevista cuyo contenido reproducimos a continuación.

¿Hasta qué punto una empresa debe tomar en serio la comunicación a través de las redes sociales? ¿Qué hay de humo y que de realidad?

Como todo en la vida, en la comunicación online hay que aplicar el sentido común. También saber escuchar. Y esto es algo que a veces no solemos hacer. En esencia no cambia en nada que la conversación sea con una persona que tienes delante o que esté en el mundo online. La diferencia es que cambias el oído y la boca por Twitter, Facebook o cualquier otra de las herramientas sociales que tenemos a nuestro alcance.

Y aquí entra en escena el ‘Community Manager’.

Esta figura se ha terminado por exagerar bastante lo que representa, y al final se ha convertido en una especie de cajón desastre. La comunicación online exige dialogar, conversar, comentar, opinar, compartir y saber en todo momento lo que se dice de tu empresa y lo que la empresa debe decir. El Community Manager es una figura pensada para realizar las labores de gestión dentro de una comunidad, pero no una única figura que abarque infinidad de puestos y trabajo.

¿Cuál es la actitud de las empresas respecto a todo este fenómeno?

Están aprendiendo que no tienen más remedio que estar dentro para escuchar lo que se dice de ellas. En otras palabras: han de entrar en la conversación.

Y no hacerlo, ¿qué conlleva?

Es lo que vendríamos a llamar como empresas silenciosas. En la mentalidad de las personas, quien calla motiva que se interprete que las críticas vertidas sobre tu empresa son ciertas. No hay alternativa, pues. Las empresas ya saben que de una manera u otra han de entrar en la conversación. Desde hace un par de años las empresas han comenzado por la escucha activa, es decir, por la gestión de la reputación, quieren ver en todo momento lo que se dice de ellas. Si la comunicación a través de la web 2.0 fuera una casa con varios pisos, ahora las empresas estarían en la primera planta (la reputación y el Community Manager), pero les falta mucho por construir hasta llegar al tejado.

Al final significa ceder poder.

Es que el poder ya no lo tiene la empresa. Cualquiera con un móvil en la mano puede desatar una crisis.

Del mismo modo también se puede generar un movimiento de fans de la empresa.

Sí, es verdad que hay defensores a ultranza de tu marca, que tú no los conoces a menos que ellos entren a conversar. Pero debes cumplir una serie de reglas: hablar con sentido común, actuar con transparencia y tener una actitud activa hacia la comunidad.

Sólo puedes ser transparente si haces las cosas bien.

Internet hace más fácil coger a los tramposos. Y con tu mensaje debes ser creíble, algo que tiene mucho que ver con la transparencia.

Los autores de este libro forman parte de la plantilla de la empresa de comunicación Tinkle. ¿Cómo se ha adaptado la firma en este nuevo entorno?

El actual equipo online fue contratado cuando Tinkle vio que los clientes de comunicación offline pedían también cubrir la comunicación online. Ahora, en la empresa, no existe una división entre mundo on y off, hay simplemente comunicación. Las dos patas en un mismo paquete.

¿Qué papel tendrán los medios tradicionales?

Tendrán su espacio, eso es evidente, pero ahora a las empresas las herramientas de comunicación online les dan una capacidad de llegar a su público objetivo y además medir la respuesta en tiempo real, que hasta ahora no tenían. La tendencia es que cada vez más se recorte la publicidad en los medios tradicionales y que acabe yendo a online. No es el impacto, sino conocer por donde vienen y hacia donde van.